Amurrio sigue sin solución para los trasteros de Goikolarra

Muchos de los trasteros de Goikolarra están en mal estado. /SANDRA ESPINOSA
Muchos de los trasteros de Goikolarra están en mal estado. / SANDRA ESPINOSA

Una vecina ha recibido una orden de embargo de 1.980 euros por ejecutar obras sin licencia para sanear su local

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

La situación de los traseros de Goikolarra sigue siendo fuente de problemas para los vecinos. Se trata de trasteros construidos por los residentes sobre un terreno municipal cedido hace medio siglo para paliar la escasez de espacio en las más de 90 casas de la urbanización. Su situación no se ha legalizado nunca, pero está provocando problemas por el deterioro de las chabolas, que se han convertido en un lugar insalubre. Esta vez, la afectada es Sagrario Moreno, que ha denunciado la orden de embargo tramitada desde el Ayuntamiento por ejecutar obras en su trastero. La afectada decidió sustituir una antigua ventana por otra nueva «para poder ventilar». Lo hizo sin licencia y el Ayuntamiento le conminó a devolver el trasero a su estado original, dado que son construcciones que están fuera de ordenación. Finalmente, tras varios requerimientos, terminó tapiando la ventana, lo que genera humedades. Eso no ha impedido que reciba una orden de embargo de 1.984 euros que se ejecutará en unos días. Moreno asegura que «llevamos años sin que se le dé una solución a este tema. Si no se puede hacer nada, que los tiren, porque están en muy mal estado. De lo contrario, que nos permitan mantener las condiciones higiénicas y sanitarias mínimas», explicó.

Promesas

Los vecinos han recibido durante años la promesa de distintos equipos de gobierno acerca de que se resolvería la situación, sin que de momento, haya habido cambios. La propia alcaldesa, Josune Irabien, explicó ayer que «no hay una solución perfecta ni sencilla porque se trata de un terreno público pero los 'gallineros' son de los vecinos». A su entender, la situación se ha agravado con las tras la denuncias de un vecino colindante con los trasteros. Irabien aseguró que «en esos casos, la Administración tienen que actuar de oficio».