Se aleja de Álava la ola de frío más madrugadora

Un hombre carga con leña para la chimenea de casa en el pueblo de Azazeta. /Rafa Gutiérrez
Un hombre carga con leña para la chimenea de casa en el pueblo de Azazeta. / Rafa Gutiérrez

«Jamás se había registrado en octubre una entrada de aire tan gélida», subraya el Servicio Vasco de Meteorología

José Ángel Martínez Viguri
JOSÉ ÁNGEL MARTÍNEZ VIGURI

La primera ola de frío del otoño, que no del invierno, se aleja y deja estampas nevadas en Álava. Especialmente, en las cuadrillas de Gorbeialdea y Montaña, las de mayor altitud, donde el temporal se ha sentido de manera particular desde el sábado. Como también en las carreteras de montaña, por donde la circulación se ha visto alterada como consecuencia de las precipitaciones. Ya se puede transitar con normalidad por la red viaria, aunque se aconseja precaución en aquellos tramos más castigados estos días ante el riesgo de heladas hasta este mediodía.

A las tres de la tarde de este lunes, la dirección de Atención de Emergencias y Meteorología del Gobierno vasco dio por finalizado el aviso amarillo por nieve en Álava. El cielo concede una tregua. Se dispersa la nubosidad y suben la temperatura y la cota de nieve, que se sitúa por encima de los 1.400 metros. De igual manera, el Ayuntamiento vitoriano, en alerta desde la noche del sábado, levantó la guardia al mediodía.

61 litros en Sarria

El temporal del último fin de semana de octubre, el más madrugador de las últimas décadas a decir de los meteorólogos, no ha ido más allá de provocar incomodidades propias de un brusco descenso del termómetro acompañado de lluvia y nieve. En los núcleos urbanos de mayor altura se ha limitado a espolvorear calles y paisajes -cinco centímetros de espesor en Murgia o Azazeta-. Incluso, los primeros copos de la temporada se dejaron ver en Vitoria. En Sarria (Zuia), entre el domingo y el lunes se recogieron 61 litros por metro cuadrado. En la misma localidad, una brigada de bomberos retiró de la carretera ramas caídas por la nieve acumulada.

Contenido de interés

Lo peor ya ha pasado, confirma José Antonio Aranda, el responsable de meteorología de Euskalmet. El primer contacto con el mal tiempo «ha sido muy llamativo porque, desde que hay datos, jamás se había registrado en octubre una entrada de aire tan gélida. Se ha adelantado como mes o mes y medio... incluso más», añade el hombre del tiempo vasco. Además, Aranda apunta que el frente frío y lluvioso «se ha visto amplificado porque hasta el viernes, el otoño estaba siendo muy agradable».

Los puertos de Orduña, Kruzeta y Herrera son los tres únicos en Álava que han sufrido cortes al tráfico en algún momento de la ola de frío. El que lleva a Rioja Alavesa, el más alto con 1.100 metros, se abrió ayer a las 12.00 horas. Ante la mejoría de las previsiones, la Diputación desactivó a las ocho de la noche el Programa Operativo de Vialidad Invernal, cuyo último retén constaba de doce hombres y cuatro quitanieves. El domingo, en Azazeta se registró el percance circulatorio más reseñable, una salida de calzada sin heridos.

El más grave, en cambio, se registró ayer, a las ocho de la mañana, al incendiarse de manera fortuita un vehículo en el kilómetro 113 de la AP-1, a su paso por Legutiano, dentro del túnel de Isuskitza. Por espacio de media hora quedó interrumpido el tráfico en ambos sentidos mientras trabajaban los bomberos en la extinción del fuego. Posteriormente se fueron habilitando los carriles hacia Vitoria y Eibar.