Álava y el Gobierno vasco completan el traspaso de la antigua AP-1 a la red foral

Tráfico denso en el antiguo peaje de Armiñón a la vuelta de un puente. /Hugo Madariaga
Tráfico denso en el antiguo peaje de Armiñón a la vuelta de un puente. / Hugo Madariaga

La Diputación asume todas las funciones y potestades en materia de planificación, financiación, proyecto, construcción, conservación, modificación, uso y explotación de este tramo

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

El tramo de 6 kilómetros de la A-1 entre Burgos y Armiñón pasará a manos de la Diputación alavesa a partir del próximo 1 de abril. En esa fecha se publicará en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) así como en el del territorio histórico (BOTHA) el decreto firmado este miércoles por la institución foral y el Gobierno vasco, que culminan así el traspaso del tramo pendiente de esta autovía. Según el acuerdo, el Ejecutivo vasco transfiere la titularidad del tramo en condiciones de uso de libre peaje y con un coste de 299.670 euros para financiar su mantenimiento en 2019.

Por su parte, la Diputación asume todas las funciones y potestades en materia de planificación, financiación, proyecto, construcción, conservación, modificación, uso y explotación sobre el tramo, que va desde el punto kilométrico 77+200 al final de la carretera en el enlace 7 de Armiñón (PK 83+200). Lakua recibió esta transferencia del Gobierno central el pasado noviembre con el compromiso, además, de que el Ejecutivo de Madrid asumía las obras necesarias para calmar el tráfico, refuerzo de la señalización, balizamiento, demoler la playa de peaje así como la ampliación de la capacidad de los ramales en la conexión con la provincia de Burgos. Compromiso que «ya se está materializando».

Solo falta la AP-68

El encuentro de este miércoles, en el palacio foral, estuvo presidido por el consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, y el diputado general, Ramiro González. La secretaria de la Comisión Mixta de Transferencias dio lectura al acuerdo que rubricaron la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, el viceconsejero de Régimen Jurídico, Sabino Torre, y la directora de Recursos Institucionales, Aitziber Beldarrain, por parte del Gabinete Urkullu; y la Teniente de diputado general, Pilar García de Salazar, el diputado de Hacienda, José Luis Cimiano y el de Infraestructuras Viarias, Josu López Ubierna; del Gobierno foral.

Con el traspaso del tramo de la A-1, en Álava ya solo quedaría pendiente de transferir el tramo de la AP-68, la última autopista de titularidad estatal que surca Euskadi, algo que han empezado a negociar Lakua y Madrid.