El Aitzina Folk llega a su plato fuerte. «Llenar 'Mendi' supondría un año mas de investigación»

Capercaillie y Alboka, los conciertos con los que el Aitzina cierra su sexta edición. / E. C.

Gasteiz Big Band, Udal Txistulari Band, Alboka y los escoceses Capercaillie cerrarán la sexta edición de este certamen musical solidario con los enfermos de Ataxia

Sergio Carracedo
SERGIO CARRACEDO

El Festival Aitzina Folk llega este jueves y sábado a sus dos días centrales. El certamen solidario con los afectados por la Ataxia Telangiectasia organiza dos sesiones con los cuatro conciertos más «potentes» de su sexta edición. El director de este festival solidario, Patxi Villén, anima a todos los alaveses a participar en los «dos platos fuertes», ya que «llenar 'Mendi' supondría un año mas de investigación de esta enfermedad rara y neurodegenerativa que aún no tiene cura».

El primero de ellos será este jueves. El Teatro Principal acogerá el doble concierto de la Gasteiz Big Band y la Udal Txistulari Band. El segundo será el sábado 29, en el polideportivo de Mendizorroza, con la actuación del veterano grupo vasco Alboka, que el pasado año estrenó su quinto disco y que está de gira para celebrar su 25 aniversario. Para cerrar la velada en Mendizorroza, los escoceses Capercaillie llevarán al recinto sus grandes éxitos de su larga trayectoria musical de tres décadas.

Este certamen llega este año a su sexta edición con el mismo objetivo que el primero, recaudar fondos para investigar la Ataxia Telangiectasia, una enfermedad genética que afecta en España a unos 30 niños y jóvenes, entre ellos, dos de Euskadi. Hasta este año, la asociación Aefat, que agrupa a las familias afectadas por esta enfermedad, tenía conocimiento de la existencia de un niño afectado en el País Vasco, el vitoriano Jon, de 15 años. Sin embargo, este año, otro crío ha sido diagnosticado con la misma afección. Se trata de un niño de 2 años que vive en el municipio de Amurrio. Para ellos y para el resto de las 28 familias afectadas el Aitzina Folk sirve para «dar visibilidad a esta enfermedad» y «apoyar económicamente la investigación de la AT con el fin de lograr una cura», explican desde la organización.

«Del Principal todavía nos quedan 200 o 300 entradas por vender y llenar Mendizorroza va a ser muy difícil, pero queremos que más que un Festival sea un acto social y solidario, que aunque no te guste el folk vayas, te tomes unas cervezas y eches un cable», explica Patxi Villén.

Este año ha terminado la beca de 4 años en la Universidad de Sevilla que ha servido para conocer cómo funciona la enfermedad», explica Villén. Ahora comienza un nuevo proyecto en Pamplona «más clínico» con el que pretenden «tratar la enfermedad con terapia génica a través de la médula», detalla. Los responsables de los equipos científicos de Sevilla y Pamplona estarán presentes en los distintos conciertos para explicar las novedades y las nuevas líneas de investigación.

Mientras tanto, Aitzina, que en euskera significa adelante, se encamina con paso firme a echar el cierre de su sexta edición y con la vista puesta en la séptima. La enfermedad de una treintena de niños sigue sin cura. «Llenar Mendi supondría un año mas de investigación. ¿Nos echáis un cable».

Los conciertos

Gasteiz Big Band & Udal Txistulari Band
Jueves 27 en el Teatro Principal
Alboka + Capercaillie
Sábado 29 en el polideportivo de Mendizorroza
Entradas
En la web del festival: http://aitzinafolk.org/2018/