El Correo

El PNV empieza a sondear a los demás partidos para formar un Gobierno «fuerte»

    • Los jeltzales inician hoy contactos en busca de un acuerdo que permita constituir en noviembre el nuevo Ejecutivo de Urkullu

    Si la apuesta por la centralidad del PNV le ha permitido ganar las elecciones, esta transversalidad seguirá siendo la apuesta de los jeltzales en la gestión de los resultados electorales. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, aseguró que, de cara a la formación de un nuevo Gobierno «todas las hipótesis son posibles» y su partido carece de «vetos o exclusiones» con respecto a otras formaciones. Las urnas, según su interpretación, les dejan las manos libres no sólo para buscar socios sino también para explorar cualquier modalidad de pacto, acuerdo o compromiso.

    La intención del partido jeltzale es comenzar hoy mismo a ponerse en contacto con el resto de partidos para reunirse cuanto antes y empezar a discutir con los programas electorales como todo guión previo. Conscientes de que su resultado electoral -de 27 parlamentarios han pasado a 29 y se quedan a nueve escaños de la mayoría absoluta- , Ortuzar insistió en que su partido «no tiene ninguna preferencia» previa sobre cómo serán los apoyos que reciba el PNV y «todas las hipótesis» son posibles. Es decir, contemplan tanto un pacto de investidura, como un acuerdo de legislatura o gobernar con acuerdos puntuales en función de las cuestiones.

    En su primera comparecencia pública tras el éxito electoral, Ortuzar ya recordó que en la anterior legislatura ya se gobernó según esta 'geometría variable', ya que el PNV alcanzó un acuerdo de estabilidad presupuestaria y fiscal con el PSE -en el que también participó el PP- mientras que con Bildu pactó la aprobación de la Ley Municipal. El máximo dirigente jeltzale no quiso transmitir que esta sea su opción favorita porque ya hay funcionado, sino que esa opción existe. Además, Ortuzar ya recordó que en las primeras valoraciones realizadas en la jornada posterior a la noche electoral, «salvo Podemos, todos los partidos han mostrado su intención de llegar a acuerdos con el PNV».

    «Folio en blanco»

    En cualquier caso, la intención del PNV es contar cuanto antes con un nuevo Gobierno. En opinión del líder jeltzale, a mediados de noviembre o finales de ese mes podría estar ya configurado un nuevo Ejecutivo, una vez que el Parlamento vote al nuevo lehendakari. Las negociaciones con el resto de partidos estarán dirigida por el propio Ortuzar e Iñigo Urkullu y, aunque aseguró que estos contactos partirán de cero «con un folio en blanco», matizó que tendrán como base tanto el programa con el que el PNV ha concurrido a las urnas como las propuestas que el resto de partidos han realizado durante la campaña electoral.

    El punto de partida en los acuerdos, según avanzó Ortuzar, será el mismo que ha destacado a lo largo de toda la campaña: buscar la «estabilidad y la gobernabilidad» y con la mejora económica, la paz y la convivencia y el avance en el autogobierno como ejes básicos para cualquier acuerdo.

    El mensaje «evanescente» de Podemos

    Por otro lado, Ortuzar utilizó la rueda de prensa para analizar los resultados electorales y referirse a la situación del esto de partidos que han concurrido a las elecciones. Su primer recado fue para EH Bildu, segunda fuerza en el Parlamento vasco y que pasa de 21 representantes a 17. Según el dirigente, si han conseguido salvar los muebles es por haber empleado «un mensaje más cercano a la centralidad y más posibilista». Ortuzar fue más duro con Podemos, al que acusó de haber utilizado un lenguaje «evanescente», y le recomendó «humildad y realismo» después de haber fracasado en su intento de «desalojar al PNV y liderar el cambio». Con respecto al PSE y al PP afirmó que las formaciones constitucionalistas «están fuera de la realidad vasca» y «en un declive paulatino».

    Con respecto a la política nacional y la situación de bloqueo en la que se encuentra la formación de Gobierno en Madrid, Ortuzar reiteró la prudencia con la que el PNV se quiere mover en este asunto. Tras destacar que el PNV «nop puede apoyar a Mariano Rajoy por los cuatro años pasados y la falta de proyecto para Euskadi», el presidente del EBB pidió a los socialistas que «clarifiquen su postura». Además, se refirió a las tensiones internas en el patido socialistas, en las que los barones están poniendo en cuestión el liderazgo de Pedro Sánchez, y aseguró que es necesario «ver cuál es la voz mayoritaria», y «cuál es la posición que sus órganos de gobierno deciden, sin inmiscuirnos ni querer enredar demasiado en las cuestiones».

    Directo