Los tres detenidos por el doble crimen de Otxarkoaga fueron identificados dos días antes mientras vigilaban a ancianos

En los registros intervinieron agentes de la Policía Científica y de investigación criminal, además de funcionarios judiciales. /Luis Calabor
En los registros intervinieron agentes de la Policía Científica y de investigación criminal, además de funcionarios judiciales. / Luis Calabor

Agentes de la Policía Municipal de Bilbao les decomisaron una navaja y sustancias estupefacientes

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Los tres detenidos como supuestos autores del doble asesinato de Otxarkoaga fueron identificados juntos dos días antes del crimen por agentes de la Policía Municipal de Bilbao a unos pocos metros del portal de las víctimas, situado junto al mercado de abastos de Otxarkoaga, según ha podido saber EL CORREO. Comerciantes del centro se habían quejado a los policías de que un grupo de chavales, que se cubrían la cabeza con capuchas, se acercaban a sus negocios para vigilar a las personas mayores que estaban comprando con la clara intención de robarles.

Les contaron que estos chicos habían intentado sin éxito robar en una carnicería cuando la plaza estaba cerrada y que le habían sustraído una cartera a una mujer, a la que habían seguido tras salir de la caja de ahorros con dinero para hacer la compra. Según esta información, los chicos hacían tiempo fumando en la parte trasera del centro comercial, que da justo al portal donde vivían las víctimas.

Tras recibir esta información, una patrulla de la guardia urbana identificó a cuatro menores –uno de los cuales ofreció una identidad falsa–, entre los que se encontraban los tres detenidos por el doble crimen de la calle Zizeruena. Les decomisaron una navaja y sustancia estupefaciente.

Información relacionada

El informe que relata estos hechos, registrados tan cerca del escenario del crimen, fue entregado por la Policía local bilbaína a la Ertzaintza, encargada del caso tras el hallazgo de los cuerpos de la pareja de 87 años con signos de violencia en su casa. Los investigadores cotejaron las huellas dactilares encontradas en la vivienda con las de los chicos identificados, dos de los cuales tenían reseña policial por delitos anteriores, y coincidían, lo que aceleró la resolución del caso. De esta forma, un día después del doble crimen los investigadores contaban ya con al menos dos sospechosos.

Prestan declaración

Dos de los tres arrestados han prestado declaración esta mañana de nuevo ante la Fiscalía de Menores, que está pendiente de decidir el futuro del chaval de 16 años. Los otros dos, de 14 años, ya está internados en el centro de internamiento de Zumarraga.

De las primeras declaraciones de éstos parece desprenderse que el detenido de 16 años, vecino de un inmueble cercano al piso del matrimonio octogenario, estuvo vigilando en el exterior mientras los otros dos accedían a la vivienda de la calle Zizeruena entre las nueve y las diez de la mañana del pasado jueves, día 18 de enero, por lo que tendría una participación en todo caso secundaria en el asalto.

Sin embargo, los dos chavales de 14 años arrestados se han inculpado mutuamente en la comisión material del doble crimen. Han asegurado además que vendieron las joyas robadas en el mercado negro, aunque un reloj de oro del octogenario asesinado ha sido incautado a uno de ellos.

Mientras, en el laboratorio de la Policía Científica se estudia si el cuchillo con el filo roto y ensangrentado que se encontró el lunes en la vivienda de las víctimas fue el arma homicida. La mujer murió por una herida de arma blanca que le alcanzó el corazón y su marido por los golpes recibidos en la cabeza, aunque también presentaba cortes. El examen forense reveló también que el hombre tenía heridas efectuadas por un objeto contundente y con aristas, que podría asemejarse a un cajón.

Los investigadores han recogido también unas zapatillas con la suela manchada de sangre, que analizan si pertenece a las víctimas. Sospechan que uno de los acusados se hirió al acceder a la vivienda por una ventana trasera. Los asaltantes debieron de sorprender a los moradores cuando Rafael regresaba de hacer los recados, como acostumbraba a primera hora de la mañana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos