Piden 8 años de cárcel por violar a una chica a la que ofreció ayuda para volver a casa en Vitoria

El suceso, según la acusación, tuvo lugar en el entorno de la estación de autobuses de Vitoria. /Rafa Gutiérrez
El suceso, según la acusación, tuvo lugar en el entorno de la estación de autobuses de Vitoria. / Rafa Gutiérrez

El fiscal pide además para el acusado, que se encuentra en prisión provisional desde el pasado verano, que se le impongan 10 años de libertad vigilada tras salir de la cárcel y 3.000 euros por el daño moral causado

ELCORREO.COM

La Fiscalía de Álava ha pedido 8 años de cárcel para un hombre acusado de agredir sexualmente a una chica en Vitoria a la que ofreció ayuda para poder regresar a su casa tras quedarse sola después de pasar la noche en compañía de unos amigos.

El suceso, según el escrito de la acusación, tuvo lugar en la madrugada 22 de julio de 2017. La víctima, que no vivía en Vitoria, había pasado parte de la noche con unos amigos residentes en esta ciudad cuando sobre las cinco y media de la madrugada éstos decidieron retirarse. La chica no quería marcharse, discutió con ellos y finalmente se quedó sola por la zona del Casco Viejo.

La Fiscalía explica que esta había bebido una «cantidad importante» de alcohol y que sufrió un ataque de ansiedad al encontrarse sola en una ciudad que no conocía, por lo que comenzó a llorar. En ese momento, el acusado se acercó y se ofreció a llevarla en su coche a la estación de autobuses para que pudiera regresar a su casa.

La chica aceptó. Durante el trayecto el acusado le insinuó la posibilidad de mantener «alguna clase de contacto», lo que fue rechazado por ella y fue asumido por el hombre «inicialmente».

Cuando llegaron a la estación de autobuses, la mujer se bajó del vehículo momento en el que se percató de que no llevaba el teléfono móvil por lo que regresó al coche y le preguntó al acusado por él. Este le propuso volver al lugar donde la había recogido para ver si el móvil podía estar allí y ella accedió.

El Ministerio Público afirma que durante ese viaje el acusado mantuvo una actitud fría y que la chica le pidió en reiteradas ocasiones que parase el turismo porque quería bajarse, a lo que el acusado se negó diciéndole que «estuviese tranquila, que no pasaba nada y que era muy guapa».

«En estado de pánico»

Una vez de vuelta a las inmediaciones de la estación de autobuses y tras estacionar, la chica se apeó del vehículo pero el acusado se colocó delante de ella, «obstaculizó» sus movimientos y le indicó que se introdujese en la parte trasera del vehículo.

«Paralizada por el miedo a que el acusado pudiera agredirla de alguna manera» ella «accedió» y se «colocó en posición fetal en el asiento trasero» del coche, añade el escrito de acusación.

Fue entonces, siempre según la Fiscalía, cuando el acusado la penetró vaginalmente en el interior del vehículo «aprovechando» que ella «no podía articular palabra ni moverse debido al estado de pánico en que se encontraba» y a que estaba bajo los efectos del alcohol, que disminuían su capacidad de reacción. Al finalizar, el hombre le entregó el teléfono móvil y ella abandonó el vehículo.

El Ministerio Público considera que estos hechos constituyen un delito de agresión sexual del que es autor el acusado, quien se encuentra en prisión provisional desde el 24 de julio de 2017. Además de la pena de 8 años de cárcel, el fiscal pide que se le impongan 10 años de libertad vigilada tras salir de prisión y 3.000 euros por el daño moral causado.

El juicio por estos hechos tendrá lugar la próxima semana en la Audiencia Provincial de Álava.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos