https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Google prepara una plataforma de videojuegos en streaming

Google Play Games /Google
Google Play Games / Google

El gigante de Internet ha reclutado a desarrolladores de Electronic Arts, PlayStation y Microsoft

José Carlos Castillo
JOSÉ CARLOS CASTILLO

Fue una de las predicciones más repetidas durante la Electronic Entertainment Expo de Los Ángeles: el futuro del videojuego pasa por las plataformas de streaming, esto es, la posibilidad de jugar sin descargas ni consolas portentosas entremedias. Cual serie de Netflix, los videojuegos se retransmitirán a nuestro televisor, bastando entonces con agarrar un mando compatible.

Varios han sido los intentos infructuosos hasta la fecha (OnLive, Gaikai...), con Sony como alumno aventajado gracias a PlayStation Now. Por su parte, Microsoft y Electronic Arts prueban suerte un peldaño por debajo, articulando servicios de suscripción como EA Access y Xbox Game Pass (centenares de juegos listos para descargar previa cuota mensual).

No obstante, jugar en streaming presenta problemas como la necesidad de una conexión veloz y estable, que evite el entrecorte de partidas. Quebraderos de cabeza que el mismísimo gigante de Internet (Google) trataría de resolver en estos momentos. Según informa Kotaku, la compañía trabaja en un hardware con el que introducir su propia plataforma de juego en streaming, referida como «Yeti« y compatible con YouTube. Así, podríamos enlazar cualquier partida con la reproducción de vídeo (para consultar una guía de juego, por ejemplo).

Otra pistas de los planes de Google la encontramos en la contratación de Phil Spencer (otrora directivo de Microsoft y Sony), entre otros desarrolladores ilustres de Electronic Arts y PlayStation. Para más inri, la multinacional habría mantenido reuniones con las principales editoras durante las pasadas Game Developers Conference y E3.

La idea de Google, insisten las fuentes, es que hasta el ordenador más modesto pueda desplegar gráficos a la altura de las últimas consolas y tarjetas gráficas. Una promesa difícil de cumplir, si bien disponen de los recursos necesarios para logarlo.