Muere el Hugh Hefner de Ibiza

Tony Pike./
Tony Pike.

Cuenta la leyenda que un día de 1978, después de 48 horas de fiesta, alguien le habló de Ibiza a Tony Pike y este cogió un ferry y se plantó en la isla. Allí se quedó hasta que la muerte le alcanzó esta semana, a los 85 años de edad, por un cáncer.

Pike, que había nacido en Australia en 1934 –aunque tenía la nacionalidad británica–, se enamoró de la isla mágica, de sus aires de libertad. Era el lugar ideal para un hedonista como él. Y allí, tras comprar en las afueras de San Antonio una finca llamada Can Pep Tonet donde no había agua ni luz, levantó el Hotel Pikes. En sus habitaciones y en su piscina revolucionó Ibiza con un incesante trajín de ricos y famosos atraídos por sus descomunales fiestas donde abundaban el sexo, el alcohol y las drogas de todos los colores.

El cantante Boy George le señaló como el Hugh Hefner –el famoso dueño de la mansión 'Playboy'– de Ibiza, algo que encantaba a Julio Iglesias, siempre presente donde abundaban las mujeres y de quien se dice que evitó su cierre gracias a que la esposa del responsable de la Guardia Civil era su admiradora.

Su huésped predilecto fue Freddie Mercury –«es la mejor persona que he conocido en mi vida», decía de él–, quien le encargó una celebración «salvaje» por su 41 cumpleaños. Y vaya que lo fue. Duró varios días, se descorcharon 350 botellas de champán, se hincharon decenas de globos de helio y se disparó un castillo de fuegos artificiales que se vio desde Mallorca. Pike preguntó al cantante de 'Queen' si tenía un límite de presupuesto, y Freddie le contestó: «Ninguno. Como si quieres congelar la piscina para que patinen elefantes». Estuvieron Naomi Campbell, Grace Jones, Julio Iglesias, Jean-Claude Van Damme, Boy George...

En la piscina del Pikes se grabó el videoclip de 'Club Tropicana', la canción del grupo Wham, donde Tony sale haciendo un cameo. Hace unos meses dejó la habitación 25, la suya, e ingresó en una residencia. La fiesta llegó a su fin.