Urizar abandona la dirección de EA con una cerrada defensa de su papel en Bildu

Pello Urizar en una imagen de archivo./
Pello Urizar en una imagen de archivo.

Dejará también de ser parlamentario de EH Bildu y su relevo se elegirá en unas primarias para las que no hay fecha

DAVID GUADILLASan Sebastián

Arropado por una decena de cargos afines, Pello Urizar ha comparecido esta mañana para explicar los motivos de su dimisión como secretario general de Eusko Alkartasuna. Un adiós que el también parlamentario de EH Bildu se ha limitado a situar como un paso lógico dentro de «un final de ciclo político» y que ha intentado desvincularlo de la complicada situación interna que vive el partido, con un debate abierto sobre qué papel debe jugar dentro de la coalición soberanista. Urizar ha anunciado que a partir de septiembre dejará de ser parlamentario y que abandona la primera línea política, aunque también ha aventurado que «seguro que hay espacios» en los que podrá seguir participando. Su sucesor se elegirá en un proceso de primarias para el que todavía no hay fecha.

Urizar anunció el lunes su marcha tras la reunión del consejo del partido. Una decisión que cogió por sorpresa a un buen número de dirigentes y cargos de EA. Su posición había sufrido un importante desgaste en los últimos tiempos. Reelegido en un convulso congreso en el que venció por solo catorce votos a Maiorga Ramírez, la posición de Urizar se ha visto cuestionada de forma constante. De hecho, los críticos amagaron a principios de año con pedir su dimisión.

El origen de las discrepancias está en el papel que debe tener EA dentro de EH Bildu. Las dos corrientes defienden la coalición como una fórmula estratégica para defender las tesis soberanistas. Las diferencias surgen al valorar cómo se tiene que hacer esa integración. Los ritmos. Según los críticos, Urizar y su equipo están yendo demasiado lejos y consideran que el partido corre el riesgo de desaparecer dentro de una alianza dominada por la izquierda abertzale.

Una visión que Urizar no comparte. «He intentado reforzar el partido, aunar esfuerzos al abertzalismo y establecer nuevas bases políticas para los nuevos tiempos«, ha enfatizado. Tras diez años en el cargo, Urizar ha considerado como uno de sus mayores logros el papel que tiene en estos momentos EH Bildu, «asentada tanto en lo político como en lo social». Por eso ha añadido que es el momento de que «nuevas personas tomen el relevo». En todo caso, Urizar ha restado importancia a las divisiones internas y ha puesto el foco en la importancia política de Bildu como herramienta política para defender las tesis soberanistas.

Urizar ha anunciado que en los próximos meses regresará a la cooperativa en la que trabaja antes de dar el salto a la primera línea política. El futuro del partido es una incógnita. La persona que le suceda saldrá de un proceso de primarias para el que no hay fecha. Sin un delfín claro y con dos corrientes con proyectos que en muchos casos chocan no solo en lo político sino también en lo personal, EA podría verse abocada a un nuevo proceso interno incendiario.