Podemos avisa que volver a votar sería un error que solo motivaría «el regocijo de la derecha»

Pablo Iglesias./EFE
Pablo Iglesias. / EFE

La formación morada ignora las negativas socialistas e insiste en negociar un gobierno de coalición

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

La dirección nacional de Podemos considera que volver a votar el 10 de noviembre por la imposibilidad de llegar a un acuerdo con los socialistas solo sería motivo «de regocijo para la derecha».

La formación morada señaló ayer en un mensaje en su cuenta de Twitter que no puede «entender» que el PSOE prefiera elecciones antes que alcanzar un acuerdo que posibilite la investidura de Pedro Sánchez. Esa opción, añadió, solo sería aplaudida por «la derecha y la extrema derecha».

«Aún estamos a tiempo de sentarnos a negociar un gobierno de coalición progresista que es lo que la mayoría desea», sostiene la dirección nacional de Podemos haciendo oídos sordos a los reiterados mensajes del Gobierno y del PSOE de que la coalición gubernamental es una fórmula que ya no está en la mesa de negociaciones tras el rechazo en julio de Pablo Iglesias a la propuesta de una vicepresidencia y tres ministerios para su formación. Una negativa que provocó el fracaso de la investidura de Sánchez.

El partido de Iglesias cree que «aún hay tiempo» de pactar una alianza para gobernar juntos

En Podemos, sin embargo, creen que sigue vigente, y su líder se mostró dispuesto en una entrevista el pasado martes a retomar la negociación en ese punto si se incorporaba a la oferta las políticas activas de empleo. La Moncloa y Ferraz volvieron a descartar ese escenario. «Los trenes pasan», dijo el pasado viernes la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá.

La propuesta sobre la que Sánchez y los socialistas están dispuestos a dialogar es el acuerdo programático para llegar a una colaboración a la portuguesa, con Podemos como aliado pero sin entrada en el Ejecutivo. El líder del PSOE presentará hoy a la ejecutiva federal de su partido un documento con 300 medidas, que recoge propuestas de su programa electoral, del pacto presupuestario con Podemos de febrero, del texto que presentó el propio partido morado el 20 de agosto y de las aportadas por las organizaciones civiles de todo tipo con las que se ha reunido el presidente del Gobierno en agosto.

En sintonía

En el PSOE estiman que Podemos tendrá «muy difícil» desdeñar esta nueva oferta porque está «muy en sintonía» con su discurso. Pero en el partido morado replican que no es cuestión de pactos porque ya han comprobado en el breve mandato de Sánchez que los socialistas se desentienden de los compromisos alcanzados. La única forma de hacer cumplir lo acordado, afirman en Podemos, es con presencia en el Consejo de Ministros para supervisar que las políticas gubernamentales se ajustan a los puntos acordados.

El partido de Iglesias reconoce que desconfía de Pedro Sánchez y de su partido, y pone como ejemplos que asuntos como la derogación de la reforma laboral de 2012, la regulación de los precios del alquiler, las garantías en el derecho a la vivienda y la asunción de responsabilidades en transición ecológica para que esta legislatura haya una ley de cambio climático fueron asuntos sobre las que había acuerdo en la pasada legislatura y fueron ignorados.

El líder del PSOE, tras presentar el documento con las 300 medidas a su partido, lo hará público mañana en un acto de su partido en la estación de Chamartín, en Madrid. Los socialistas afirman que están abiertos a aceptar las aportaciones que pueda hacer Podemos a ese documento, aunque no abrirán las negociaciones con ellos hasta después del 9 de septiembre.

Antes, Sánchez tiene previsto reunirse este miércoles en Bilbao y Santander con los líderes del PNV y del Partido Regionalista de Cantabria para explorar sus apoyos a una eventual investidura.

Más información: