«La Generalitat pudo defraudar el control que se le impuso»

Cristóbal Montoro. / Efe

Montoro matiza sus declaraciones que pusieron en duda la malversación el 1-O

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Fueron solo 29 palabras: «Yo no sé con qué dinero se pagaron esas urnas de los chinos del 1 de octubre, ni la manutención de Puigdemont. Pero sé que no con dinero público«. Fue una entrevista de Cristóbal Montoro a El Mundo en abril de 2018. Unas declaraciones sorprendentes que ponían en duda la malversación durante el 1-O, uno de los cargos a los que se enfrentan los miembros del Govern. Hoy el entonces ministro de Hacienda matizó aquellas «simplificadas» declaraciones. «La Generalitat pudo defraudar el control que se le impuso», afirmó tajante.

«No podemos nunca excluir (que se pudieran usar fondos públicos para la consulta a pesar del control al que Hacienda sometió desde semanas antes del referéndum). «Un análisis contable y presupuestario siempre puede resultar engañoso o defraudado», apuntó

«Si esto no es un delito, no sé lo que es ¿Cómo no va a haber malversación al abrir locales públicos para algo ilegal?», señaló en un momento de tensión el exministro, aparentemente muy nervioso y que, desde el principio, se esmeró por desdecir de forma decorosa aquellas declaraciones tan polémicas. Su afán por rectificar le valió incluso la reprimenda de la sala por su vehemencia.

Montoro se esmeró en dejar claro que él personalmente y todo su departamento se dejaron la piel por controlar las cuentas de la Generalitat y que de las arcas públicas no saliera un euro para la consulta cuando en julio de 2017, tras reunirse con el entonces vicepresidente y conseller de Hacienda catalán Oriol Junqueras éste le dejó claro que los planes para el referéndum seguían adelante. Me dijo que se sentía desligado de la obligación de someterse al deber de información«, reveló el exministro, que dijo que se establecieron hasta tres tipos de controles ante «los anuncios insistentes de que se va a convocar el referéndum y de que se puede incurrir en una manifiesta ilegalidad».

En cualquier caso, Montoro explicó a la sala, siempre en tono exculpatorio por las famosas declaraciones periodísticas, que una cosa son los análisis de su ministerio sobre las cuentas de la Generalitat y otras las investigaciones de la Guardia Civil que certificaron la presunta malversación de fondos públicos para el 1-O.

Más información