Media docena de ayuntamientos podrían caer en manos de EH Bildu

La coalición sería la gran beneficiada de una crisis global entre los de Ortuzar y los de Mendia al poder retener lugares como Pasaia, Andoain y Alonsotegi

DAVID GUADILLA

La posibilidad de que las hostilidades vayan a más y la crisis de Irún desemboque en una guerra abierta entre el PNV y el PSE tendría un beneficiario principal: EH Bildu. La coalición liderada por la izquierda abertzale podría hacerse con media docena de ayuntamientos en los que fue la lista más votada el pasado 26 de mayo y que, al menos hasta ahora, iban a repartirse entre jeltzales y socialistas.

Cinco de ellos están en Gipuzkoa y alguno de ellos tienen un carácter muy simbólico. En especial Andoain y Pasaia. El primero de ellos ya se situó en el centro de la tormenta hace cuatro años, cuando un independiente que iba a en las listas del PNV se abstuvo e impidió que el PSE se hiciera con un Ayuntamiento con una profunda carga emocional para la formación liderada por Idoia Mendia. Los del PSE esperan lograr ahora lo que fue imposible hace cuatro años.

Lo mismo pasa con Pasaia. Fue uno de los grandes triunfos del PSE en 2015. Es un Consistorio en el que lo habitual es que socialistas y la izquierda abertzale se repartan el poder. En esta ocasión la balanza ha caído del lado de EH Bildu. El pacto entre el PSE y el PNV permitiría a los socialistas retener la 'makila'.

Caso diferente es el de Lezo, Mendaro y Soraluze. En los tres municipios la representación socialista es mínima, pero fundamental para decantar el resultado. En los tres casos el PNV y EH Bildu viven en empate técnico y serán los concejales socialistas -uno en Lezo y Mendaro y dos en Soraluze- los que decidan el Consistorio.

En Bizkaia, los focos están puestos en Alonsotegi. EH Bildu y el PNV empataron a cinco concejales. El PSE logró un edil que será decisivo.