Eguiguren se siente «reconocido» tras la disolución de ETA y dice que «todo ha merecido la pena»

El expresidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren./Lobo Altuna
El expresidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren. / Lobo Altuna

El expresidente del PSE-EE asegura que la banda terrorista «acabó hace siete años, y hoy se están cumpliendo unos trámites que había que cumplir»

EUROPA PRESS

El expresidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, ha afirmado este viernes que el balance que hace tras la disolución de la banda terrorista ETA es que «todo ha merecido la pena» y que «se siente reconocido». Tras aùntar que a ETA «se le ha pedido que se disuelva y entregue las armas» y lo ha hecho, ha destacado que «lo que diga luego» es «para incautos».

En declaraciones a la SER, Eguiguren se ha referido a las declaraciones del expresidente del Gobierno socialista José Luis Rodríguez Zapatero, en las que ha asegurado que, sin las conversaciones que él mantuvo con Arnaldo Otegi para buscar el fin de la violencia terrorista, «nada de esto habría sido posible».

«Hasta ahora no se había dicho y, por tanto, me siento reconocido, pero, sobre todo, por la gente de la calle. Es difícil que, a día de hoy, salga a la calle sin que alguien me pare y me dé las gracias por el trabajo realizado», ha comentado.

En esta línea, ha explicado que él se ha sentido «incomprendido» por gente que estaba en su «misma trinchera» y que, estando en contra del terrorismo, no compartía algunas de sus posiciones, «sin olvidar al PP», que hizo de él «un muñeco al que atacar en todo momento».

En todo caso, no siente «nada especial» tras el último comunicado de la banda terrorista porque «ETA acabó hace siete u ocho años, y hoy se están cumpliendo unos trámites que se habían que cumplir». Sobre el contenido del comunicado, en el que la banda terrorista no menciona a sus víctimas, no pide perdón y se reivindica como promotora de la paz en un supuesto 'conflicto', Jesús Eguiguren ha añadido que le «trae bastante sin cuidado».

«Se le ha pedido que se disuelva y que entregue las armas, y parece que ha entregado las armas y se ha disuelto. Lo que diga, luego, en sus comunicados ya es cosecha propia para su gente, para incautos, para un relato que esperan que les sean más agradable. No me preocupa mucho el texto», ha afirmado.

Por otra parte, Eguiguren ha apuntado que «la izquierda abertzale todavía tiene que hacer una autocrítica mayor de lo que ha sido el terrorismo» y de su «complicidad», cosa que, en su opinión, «irá haciendo poco a poco».

«Lo que pasa es que, si nos pusiéramos a exigir autocríticas, pues en fin, en la sociedad vasca ha habido mucha gente que ha mirado a otro lado, que no ha querido saber lo que ocurría y ha dejado en la soledad a los que eran perseguidos», ha destacado.

«No creo en los relatos oficiales»

A futuro, el exresponsable de los socialistas vascos ha dicho que no cree en los relatos institucionales ni en los oficiales, «y más en el País Vasco, donde hay una mayoría nacionalista ideológica en la sociedad y en las instituciones», por lo que «en el relato que salga de ahí, matizarán o arreglarán parte de las cosas que han pasado». «Creo en el relato que surja de la literatura, del cine, de los documentales y creo que al final, será el que tiene que ser», ha añadido.

Para Eguiguren, la sociedad vasca ya está reconciliada y «la convivencia es relativamente ejemplar», pues, «desde que ETA dejó de pegar tiros, hay incidentes», entre los que ha citado el caso de Alsasua, «pero son aislados».

«Supongo que quedarán sectores en el País Vasco que mantendrán sus posiciones de odio o su rencor y en fin, que no soportarán a determinadas posiciones políticas, pero otros muchos, yo mismo, no siento ningún rencor hacia quienes me han perseguido toda la vida, ni necesito perdón ni nada de eso. Sólo quiero que acabe ETA y punto», ha zanjado.

Felipe González: «Queda el dolor de las víctimas»

Por su parte, el expresidente del Gobierno Felipe González considera que el sistema democrático y constitucional es el que ha conseguido acabar con la «pesadilla» que ha sido ETA para España durante cuatro décadas.

En una declaración con motivo del anuncio de la disolución de la banda terrorista, González subraya que tiene razón el ex líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba cuando sitúa el momento actual en una pelea tramposa por el «relato» de lo que fueron.

«Ya no le queda nada, más que las complicidades que encuentren para falsear ese relato, sean estas intencionadas o de buena fe», recalca el ex jefe del Ejecutivo.

Y prosigue: «Ya desapareció la amenaza. Queda el dolor de las víctimas, de tantas familias destruidas, sin distinciones como cínicamente pretende hacer la banda con su hipócrita petición de perdón. Ningún demócrata de buena fe puede hacerles el juego».