PP y Ciudadanos reprochan al Gobierno dar oxígeno a Maduro con su ultimátum

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Ejecutivo de su partido./Efe
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Ejecutivo de su partido. / Efe

Casado y Rivera critican la tibieza de Sánchez ante la crisis venezolana y redoblan la presión para que reconozca a Guaidó

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Pablo Casado y Albert Rivera subieron este lunes la presión sobre Pedro Sánchez, al que exigieron que deje de ponerse de perfil y reconozca ya a Juan Guaidó como presidente de Venezuela. «Sigue contemporizando con el tirano que masacra a la población», denunció el líder del PP, que de nuevo consideró insuficiente el ultimátum lanzado por el jefe del Ejecutivo para que Nicolás Maduro ponga las urnas en la calle antes del sábado o, de lo contrario, legitimará a Guaidó. «Le da ocho días -insistió Casado- porque le da vergüenza decir que él también tiene que convocar elecciones».

Para el presidente de los populares, la tibieza de Sánchez está dando oxígeno al régimen bolivariano mientras que Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y buena parte de América Latina ya se han situado «del lado de la libertad». «Es un síndrome de Estocolmo trasnochado de no ir en contra de los regímenes bolivarianos», aseveró Casado.

Los conservadores reprochan al presidente del Gobiero que no afronte el problema por estar plegado a los intereses de sus socios parlamentarios, en referencia a Unidos Podemos, y, además, por estar en «pleno divorcio» con su propio partido, habida cuenta de las posiciones mantenidas por el expresidente Felipe González. «Hoy toda España sabe que el señor Sánchez es un cobarde», apuntó el secretario general, Teodoro García Egea.

Pero desde el PSOE recuerdan que la postura española ha sido consensuada con la Comisión Europea, que apuesta por las elecciones libres, y piden al PP y a sus principales dirigentes que dejen de atacar al Gobierno. «Están rompiendo todo consenso en política exterior que, quiero recordar, es una política de Estado», denunció la portavoz parlamentaria Adriana Lastra, que acusó al número dos del PP de «ruin y desleal» y de comportarse como un «hooligan de Vox».

A seis días de que expire el plazo que Sánchez dio a Maduro, Ciudadanos también cargó contra la estrategia del Gobierno socialista para dar respuesta a la crisis institucional venezolana. «¿Cómo puede ser que le demos ocho días para que pase de ser un tirano a un demócrata?», ironizó Albert Rivera.

Un error «histórico»

El líder de los liberales acusó al presidente de esconderse detrás de Bruselas y no haber liderado en ningún momento la posición común europea. Para Rivera, Sánchez cometido «un error histórico» al no reconocer «inmediatamente» a Guaidó aunque ve pocas posibilidades de que cambie de opinión porque «solo piensa en él y en su silla».

El dirigente naranja recordó que la Comisión Europea no reconoce a Maduro, puesto que rechazó la maniobra con la que depuso a la anterior Asamblea Nacional controlada por la oposición gracias a su victoria «fraudulenta» en las urnas. Con ese antecedente, aseguró, no se puede «legitimar» al sucesor de Hugo Chávez para guiar al país a otras elecciones y pidió confiar en Guaidó para articular una transición a unas elecciones libres en el país latinoamericano.

Ciudadanos se unió al PP y al PDeCAT en el Congreso para pedir, sin éxito, la comparecencia urgente del jefe de la diplomacia para explicar la posición del Ejecutivo en relación con la crisis de Venezuela. El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que reconoció que no se han producido «hechos concretos» desde que Sánchez amenazase con reconocer a Guaidó,consideró «lógica» la reacción de Maduro, que ha cuestionado la legitimidad del líder del PSOE por llegar a la Moncloa tras una moción de censura. «No esperábamos otra», zanjó Borrell.

Más información