La Rioja cerró 2014 con nueve muertos en la carretera, la cifra más baja del último decenio

Accidente en el que perdió la vida el actor vasco Álex Angulo cuando circulaba por la autopista AP-68. /
Accidente en el que perdió la vida el actor vasco Álex Angulo cuando circulaba por la autopista AP-68.

En línea con los últimos años, la región tuvo 633 accidentes con 927 víctimas, con un repunte en los urbanos y caída en los interurbanos

E.A.

Nueve personas murieron a lo largo de todo el año pasado como consecuencia de accidentes en las carreteras riojanas, la cifra de mortalidad más baja de la última década. La región cerró el pasado año 2014 con unas cifras de siniestralidad vial en la línea de los últimos años, con un total de 633 accidentes y 927 víctimas, números prácticamente iguales a los de 2013 (646 y 914) aunque con ese significativo descenso en los fallecimientos, por primera vez por debajo de la decena y muy lejos de los 66 que se llegaron a registrar en 2004.

La valoración de estos datos hecha por el delegado de Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, y el jefe provincial de tráfico, José Antonio Mérida, fue una vez más «positiva», toda vez que entienden «cada vez hay más concienciación entre los conductores riojanos, las diferentes campañas de Tráfico ayudan a ello, y también se van mejorando las carreteras». Con números y balance que prácticamente calcan los de los últimos años, el dato más novedoso está en el balance de los controles de alcoholemia: en el año que más test se practicaron (69.331), se obtuvo una tasa de positivos por debajo del 1%, concretamente el 0,89%, con 614 pruebas. «Hay que felicitarnos por haber cumplido este objetivo», puntualizó Bretón, recordando que hace apenas una década los positivos rondaban el 5%, practicándose una tercera parte de pruebas.

Los datos

Zonas urbanas Accidentes: 391 accidentes, con 531 víctimas, el 93,4% de ellas leves, 34 graves (6,4%) y una mortal, esta última en Logroño.
Evolución: Hubo un repunte respecto a 2013, que tuvo 360 accidentes y 457 víctimas.
Zonas interurbanas ccidentes: 242, con 396 víctimas, de ellas el 90% leves, el 7,8% graves y 8 mortales (2%).
Lugares: La AP-68 registró 22 accidentes (dos con muertos, en Fuenmayor y Ausejo), un centenar en carreteras estatales (dos con muertos en la N-232, términos de Alfaro y San Vicente; y uno en la N-113, en Los Abetos) y 109 en carreteras regionales (un muerto al caer al embalse de Mansilla, LR-113, y otro en el término de Arnedillo, LR-115).
Evolución: A diferencia de las zonas urbanas, los accidentes descendieron un 15,4% (44 menos que en 2013) y las víctimas en un 13,3% (61 menos).

Volviendo a la siniestralidad, ocho de los nueve accidentes con víctimas mortales se produjeron en carreteras de la región: dos en la AP-68 (a la altura de Fuenmayor, en el que falleció el actor Álex Angulo, y en Ausejo), dos en la N-232 (Alfaro y San Vicente de la Sonsierra), uno en la N-113 (Los Abetos), otro en la LR-113 (embalse de Mansilla) y otro en la LR-115 (Arnedillo), más uno en un camino vecinal. Es la segunda menor cifra de la década (en 2012 hubo seis en vías interurbanas), pero se completa con el récord de un único muerto en accidente en vías urbanas, concretamente en el casco urbano logroñés.

Sin 'puntos negros'

En total, La Rioja registró 391 accidentes en vías urbanas, con 531 víctimas, una subida importante respecto a los de 2013 (360 accidentes con 457 víctimas). De las víctimas, la inmensa mayoría fueron heridos leves, registrándose 34 graves y una mortal, ya mencionada. El aumento en las vías urbanas se compensó con el descenso en las interurbanas: 242 accidentes con 396 víctimas, por los 286 accidentes y 457 víctimas de 2013. De lo registrado el año pasado, el 90% de las víctimas fueron heridos leves (357), quedando 31 graves y 8 fallecidos.

Desde la Delegación se puntualizó que no hubo puntos negros ni tramos con especial concentración de accidentes, en un año donde se consiguió la marca de 156 días limpios de muertes en las carreteras (del 13 de febrero al 20 de julio). Así, los accidentes se repartieron entre la AP-68 (22), la Red de Carreteras del Estado (100) y la Autonómica (109), más once casos en caminos vecinales. Siguiendo con la estadística, el despiste en la conducción y el exceso de velocidad fueron las causas más comunes. Esta última «es un aspecto en donde seguimos teniendo problemas y vamos a tener que insistir», admitió Mérida.

Por último, además de los buenos resultados de los test de alcohol, el drogotest siguió el pasado año, alcanzando las 210 pruebas (solo se realizan cuando se estima que el conductor puede estar bajo el efecto de las drogas), con 116 positivos.