Rioja, bajo el prisma de míster Atkin

Tim Atkin, master of wine británico./JESÚS ANDRADE
Tim Atkin, master of wine británico. / JESÚS ANDRADE

El master of wine británico renueva y amplía en su informe 2019 su personal clasificación de bodegas de Rioja. Lanzaga y Artuke cambian 'cromos', como mejor bodega y vino del año

ALBERTO GIL

Ha llegado ya la lista 'Atkin' 2019, la cuarta edición de la personal clasificación 'bordelesa' de bodegas de Rioja que el master of wine actualiza cada año. Con novedades respecto al ejercicio anterior, sobre todo por la cantidad de vinos catados, lo que hace que amplíe de 15 a 20 las bodegas agrupadas en cada uno de los cinco niveles de clasificación. Nada más y nada menos que 1.110 vinos de 234 bodegas y con resultados importantes: 681 vinos con más de 90 puntos (el 61,9%); 102 con más de 95 y cuatro vinos con 98 (no hay 99 ni 100 puntos este año). Toda una 'pechada' que el prescriptor británico se metió en poco más de dos semanas en su visita de octubre pasado.

Conflictiva por lo personal pero con un importante trabajo de campo, Pablo Eguzquiza y Telmo Rodríguez, de Bodegas Lanzaga (Lanciego) se hacen con el título de elaboradores del año –tras conseguir con su vino Las Beatas el reconocimiento de mejor tinto de Rioja del 2018– mientras que Artuke (Baños de Ebro), que el año pasado fue etiquetada como bodega del 2018, obtiene en este último 'report' el título de vino del año por La Condenada 2016. Es decir, 'cambio de cromos' en lo más alto y también una distinción muy especial para Juan Carlos Sancha (Baños de Río Tobía), como viticultor del año por su colección de viejas garnachas centenarias de la zona del Alto Najerilla (Peña El Gato), con las que ya consiguió situarse en la élite de Atkin el año pasado y (esto es lo más importante ) con las que ha comenzado a hacer 'escuela' en otros nuevos elaboradores de la comarca.

Calidad y precio

El veterano Pedro Urbina, exdirector de la Enológica de Haro y patriarca de Bodegas Urbina (Cuzcurrita) –bodega a la que el prescriptor británico tiene en muy buena consideración y, de hecho, sube este año del tercer al segundo escalón–, es elegido 'Bodeguero leyenda' en reconocimiento a su trayectoria. Entre las menciones personales del informe 2019, destaca también la elección de la viticultora Sandra Bravo, por su magnífico proyecto con viejos viñedos en Rivas de Tereso y Villabuena, como joven bodeguera del año. De hecho, Sierra de Toloño escala hasta el segundo escalón de Rioja (second growths), con otros compañeros del colectivo Rioja&Roll que, desde luego, siguen convenciendo a Atkin. El informe de este año incluye además una mención especial para Bodegas Sonsierra (San Vicente), como cooperativa del año en reconocimiento al trabajo que Rafa Usoz está haciendo con pequeñas parcelas de futuros vinos de Viñedos Singulares.

El podio de personajes y vinos del actual 2019 se completa con el Viña Tondonia Blanco Reserva 2006, (Bodegas López de Heredia), que repite como mejor blanco de Rioja, y con el Lalomba Rosado 2017 (Bodegas Ramón Bilbao,) que vuelve a hacerse por tercera vez con el título al mejor rosado de Rioja. El Supurao de Bodegas Ojuel, que elabora con harta paciencia y cariño el joven Miguel Martínez en Sojuela, logra el reconocimiento como mejor vino dulce de Rioja, mientras que Alegre & Valgañón, el proyecto de Sajazarra formado por el matrimonio Óscar Alegre-Eva Valgañón, consigue el respaldo al lanzamiento de su último vino, Baiherra 2016, como tinto revelación. Título que comparte Bodegas Fos (Laguardia) por su Finca Zuriena Cepas Viejas como blanco revelación.

Atkin introduce además tres nuevas categorías en su podio, en las que valora, además de la calidad, el precio de las botellas: Peña La Rosa 2017, (Bodegas Fernández Eguíluz, en Ábalos), se hace con el tinto 'best value' del año y logra además meter la colección La Cantarada que elabora junto al viticultor 'errante' Carlos Sánchez en el cuarto grupo de bodegas. Cvne logra el mismo galardón como blanco de mejor precio-calidad por su fermentado en barrica y Marqués de Cáceres lo hace con su Excellens al 'best value' rosado.

¿Y qué pasa en Rioja?

La visión que Tim Atkin transmite en su informe de lo sucedido en Rioja durante el último año no tiene desperdicio. El prescriptor analiza las nuevas indicaciones y categorías de zona, pueblo y de viñedo singular que se han puesto en marcha y cómo por el momento sólo han cuajado parcialmente, mientras que, al final de su informe, se hace eco de la división general entre «grandes» y «pequeños operadores», así como de las dificultades para entender el funcionamiento del Consejo Regulador, según argumenta, con «una cantidad desproporcionada del poder en Rioja en manos de grandes empresas y cooperativas».

Atkin hace alusión también a las últimas deserciones de bodegas en Cava y se pregunta qué puede pasar en Rioja en los próximos meses…, y más con las campañas electorales que se vienen encima. El crítico, eso sí, considera que lo que «Rioja necesita en este momento es más cohesión, más acción de grupo y más compromiso que rencor y división».

 

Fotos

Vídeos