Trump autoriza a las tropas a usar la fuerza contra los migrantes

Donald Trump. /Reuters
Donald Trump. / Reuters

La orden supone reescribir las leyes de EE UU

MERCEDES GALLEGOCorresponsal en Nueva York (Estados Unidos)

Donald Trump amenazó a los migrantes que llegasen a la frontera con cambiar balas por pedradas, a la israelí. Lo que podía haberse quedado en una bravuconería más del presidente de Estados Unidos se convirtió este miércoles en un memorándum que ya ha recibido el Pentágono, según confirmó la portavoz del Departamento de Defensa Coronel Michelle Baldanza.

Hasta ahora, las 5.900 tropas desplegadas a lo largo de tres estados fronterizos con México –California, Arizona y Texas- tenían órdenes de participar en labores de apoyo a las patrullas fronterizas, principalmente en la construcción de campamentos para hospedar a los solicitantes de asilo político. Y aunque el general James Mattis dijo específicamente a la prensa que no esperaba que se involucraran en ningún enfrentamiento con los migrantes, el memorándum que recibió este miércoles le indica que las tropas pueden «mostrar o usar la fuerza» para ejercer «el control de masas» e incluso utilizar «fuerza letal cuando sea necesario».

La orden supone, una vez más bajo el mandato de Trump, reescribir las leyes de EE UU, ya que hasta ahora la Ley Posse Comitatus, aprobada en 1878, limita el poder del ejecutivo para usar al Ejército dentro de sus fronteras. La trascendencia no es poca. Trump abre la caja de Pandora y se otorga un poder del que EE UU ha desconfiado desde que se utilizó el Ejército para ocupar territorio confederado al final de la Guerra Civil. No obstante, el memorándum que firma el jefe de gabinete de la Casa Blanca exgeneral John Kelly advierte que para llevar a cabo actividades policiales como detenciones, registros y capturas necesitarán «ordenes adicionales del presidente».

En plena recta final de las elecciones legislativas en las que su partido ha perdido el control de la Cámara Baja, el mandatario desató la histeria al calificar la caravana de 5.000 centroamericanos de «invasión» y declarar «una emergencia nacional». Esas palabras y el envío de tropas a la frontera agitó a las milicias de extrema derecha que ahora patrullan por su cuenta e instigan manifestaciones contra los migrantes. Desde que pasaron las elecciones, Trump ha bajado la retórica y sólo ha escrito de la caravana en Twitter en una ocasión. Aun así, no parece dispuesto a dejar escapar una de sus armas más potentes para desatar el miedo y la xenofobia.

La cadena NBC informó este miércoles de que el gobierno ha infiltrado informantes pagados entre los miembros de la caravana e interceptado sus mensajes telefónicos. Con esa información intenta avanzar movimientos que, a menudo, provocan más caos en la frontera. El lunes, la inteligencia del Departamento de Seguridad Doméstica cerró todos los carriles que entraban a EEUU por la garita de San Diego durante tres horas, con el argumento de que un grupo de migrantes pretendía cruzar entre los coches. El intento de «emboscada» nunca ocurrió.

Se desconoce la cantidad invertida en la financiación de esas operaciones de inteligencia, pero se sabe que el despliegue de tropas utilizadas para la 'Operación Patriota Fiel' costará hasta el 15 de diciembre 72 millones de dólares, según un comunicado del Departamento de Defensa. La cifra ha causado malestar entre las fuerzas armadas, que se consideran utilizadas para fines políticos, algo que Trump rebatió el martes. «No os preocupéis por ellos, están orgullosos de estar representando a su país en la frontera donde la gente de Tijuana dice «¡Wow, mira qué tipos tan duros, están luchando por nosotros!».

 

Fotos

Vídeos