La justicia brasileña ordena el arresto del expresidente Temer por corrupción

El expresidente de Brasil, Michel Temer. / AFP

La Fiscalía asegura que durante cuarenta años ha sido «líder de un sofisticado esquema criminal»

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

Menos de tres meses después de dejar el cargo, el expresidente de Brasil Michel Temer fue arrestado hoy en Sao Paulo bajo la sospecha de ser «líder de un sofisticado esquema criminal» en el marco de las investigaciones de corrupción conocidas como 'Lava Jato'. De traje y sin esposas, el exmandatario de 78 años fue trasladado en avión a Río de Janeiro, cuyos juzgados instruyen el sumario. El magistrado encargado ve «fuertes indicios» de que la reforma de la casa de una hija de Temer se pagó con dinero de la corrupción. La noticia provocó inmediatas caídas en la Bolsa de Sao Paulo y la depreciación del real, la modena brasileña.

Temer está en el centro de diez causas penales. Cinco estaban en el Supremo Tribunal Federal hasta el 1 de enero, cuando asumió la presidencia Jair Bolsonaro. Desde entonces Temer perdió el fuero y todas las investigaciones se derivaron a la justicia ordinaria, que hoy dispuso su detención.

La orden de arresto ejecutada por la Policía bajo custodia armada fue del juez Marcelo Bretas, de Río de Janeiro, y alcanzó también al exministro de Minas y Energía Wellington Moreira Franco y a otros seis allegados de Temer, entre ellos el coronel Joao Baptista Lima Filho, que habría pagado las obras en casa de la hija del expresidente.

Según el Ministerio Público Federal (Fiscalía), los implicados son investigados por corrupción, malversación de fondos y blanqueo de dinero. La Fiscalía también cree que intentaron dificultar el proceso con acciones de contrainteligencia, versiones acordadas entre los sospechosos y documentos falsos.

Para la Fiscalía, Temer dirige una asociación ilícita que opera desde hace cuarenta años y que habría aceptado sobornos de empresas a cambio de contratos para la construcción de una planta nuclear Angra 3. Se estima que manejaron 1.800 millones de reales en comisiones ilegales (casi 415 millones de euros).

Por un solo contrato se pagaron 1,1 millones de reales en sobornos (440.000 euros) «solicitados por Joao Baptista Lima Filho y Moreira Franco con la anuencia de Temer», según reveló la Fiscalía.

Temer fue dos veces vicepresidente de Dilma Rousseff y en mayo de 2016-cuando la expresidenta fue apartada mediante un controvertido juicio político- asumió la presidencia. Durante su gestión, fue dos veces acusado de corrupción por el Procurador General. Pero el Congreso impidió por mayoría que el presidente fuera apartado del cargo para su procesamiento.