Una calle Rubalcaba para Bilbao

Montero, en el centro, con Mendia, Retortillo, Laespada y Torres./f. g.
Montero, en el centro, con Mendia, Retortillo, Laespada y Torres. / f. g.

Los socialistas rinden homenaje en Barakaldo al fallecido exsecretario general del PSOE mientras Alfonso Gil promete llevar su nombre al callejero de la capital

J. A.

La repentina muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba ha abierto un paréntesis en la campaña electoral para los socialistas de toda España. Así ha sido también en Euskadi. Ayer, el candidato del PSE a la alcaldía de Bilbao, Alfonso Gil, compartía el dolor de sus compañeros de partido y prometió llevar al Consistorio la iniciativa de dedicar una calle al que fuera vicepresidente del Gobierno y secretario general del PSOE por su «lucha por la libertad y la paz en Euskadi».

«Se lo debemos como sociedad», afirmó Gil. «Fue un militante activo por la paz y la convivencia, el que nos trajo la paz a este país», añadió en referencia al papel de Rubalcaba en el final de la actividad terrorista de ETA. Antes de participar en un acto de homenaje al exministro en Barakaldo, Gil intevino en otro encuentro en Bilbao, en el que habló de su propuesta de lograr un «Bilbao saludable», que incluya incorporar la «perspectiva de la salud a todos los ámbitos de la gestión y gobernanza del Ayuntamiento». El candidato socialista recordó que, como concejal responsable de circulación y transportes, ha limitado la velocidad del tráfico y ha promovido el uso de la bicicleta, por lo que ahora «en la ciudad ya se respira mejor y se ha limitado el ruido».

Ya en Barakaldo, los socialistas celebraron un acto en el que participaron, además de numerosos candidatos electorales, la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia; la diputada Teresa Laespada y aspirante en los comicios forales; el consejero Alfredo Retortillo; el candidato a alcalde de Portugalete, Mikel Torres; y la ministra de Hacienda. María Jesús Montero. Esta reivindicó un «diálogo sin chantajes» pero «con generosidad» con aquellos que «no están cómodos en el ámbito de lo territorial» frente a formaciones como el PP y Ciudadanos que, asimilan «diálogo con cesiones y chantaje».