España sigue siendo un país poco productivo

España sigue siendo un país poco productivo

La Fundación BBVA concluye que la productividad ha caído un 10,5% desde 1995, frente al aumento del 4,5% de la UE

José V. Merino
JOSÉ V. MERINO

Hace diez años que arrancó la crisis. Ha sido la más profunda desde la Gran Depresión de 1929 y se ha llevado por delante miles de empresas y de puestos de trabajo, además de poner en solfa el Estado del Bienestar. Desde 2008 han cambiado muchas cosas en España. Salvo uno: es un país con poca productividad en comparación con sus socios europeos. Sobre ello acaba de publicar un trabajo la Fundación BBVA e Ivie.

El informe concluye, a modo de resumen, que «España tiene un problema de baja productividad que dificulta alcanzar un mayor nivel de bienestar material». Y para acortar la brecha que nos separa del PIB per cápita de otras economías más ricas, sus analistas estiman «necesario reducir el diferencial que también nos separa en términos de productividad». Ello exige, a su juicio, «un mayor esfuerzo inversor en sus determinantes (I+D, educación, capital público, etc.) y crear buenas condiciones para el desarrollo de la actividad productiva (marco institucional y regulatorio).

Es en este ámbito de la productividad «donde adquieren especial importancia las reformas estructurales, que son aquellas que actúan por el lado de la oferta y que afectan al potencial de crecimiento de la economía. Los beneficios de las mejoras de productividad son enormes y exigen adoptar estrategias de largo plazo que afectan a variables tan importantes como la creación de empleo, la competitividad y el nivel de vida de la población».

Todo parte de unas cuantas cifras subrayadas por el estudio del BBVA. Desde 1995, la productividad de la economía española ha caído un 10,5% frente al crecimiento del 4,5% que registra la de la Unión Europea. Una diferencia que se hace un abismo si la comparación se realiza con la locomotora de Alemania (su crecimiento ha sido del 8,5%) o de Estados Unidos (del 9,2%).

En otro país europeo con muchos problemas, como es Italia, las cosas tampoco van bien, al haber registrado una pérdida de productividad del 9,7%, parecida a la de España, que en todo este tiempo sólo ha recortado 2,7 puntos la brecha que le separa del PIB per cápita de la Eurozona. «Si bien un español es en la actualidad un 40,4% más rico que en 1995, sigue siendo más pobre que un ciudadano medio europeo. En concreto, un 19,2% más».

La productividad del trabajo tampoco ha evolucionado demasiado bien en España, aunque en los últimos años las cosas se han enderezado un poco, a juicio de los autores del estudio. Entre 1995 y 2018 ha aumentado un 17,5%, pero en la Eurozona lo ha hecho el doble y en Estados Unidos un ¡¡¡46,5%!!! Con lo que brecha es muy notable.

Para más información sobre la medición de la productividad y evidencia del caso español puede consultarse el libro: Acumulación y productividad del capital en España y sus comunidades autónomas en el siglo XXI. Fundación BBVA. 2017