La recaudación de las haciendas vascas se mantiene muy por encima de las previsiones

Imagen de la última reunión del Consejo Vasco de Finanzas, celebrada en octubre, presidido por el consejero Pedro Azpiazu. /Igor Martín
Imagen de la última reunión del Consejo Vasco de Finanzas, celebrada en octubre, presidido por el consejero Pedro Azpiazu. / Igor Martín

Hasta finales de octubre había crecido el 6,8% y se confirma que se batirá el récord histórico de ingresos a final de año

MANU ÁLVAREZ

Las haciendas forales vascas han ingresado un total de 12.446 millones de euros entre enero y octubre. La cifra es elevada en términos relativos, porque supone un incremento del 6,82% en comparación con lo que sucedió en el mismo periodo del pasado año. Y también lo es en términos absolutos, porque confirma la idea de que a finales de año el fisco vasco habrá vuelto a batir su récord histórico de ingresos en impuestos.

Las cifras dan a entender que todas las previsiones que se habían hecho para 2018 han pecado de excesivamente conservadoras. Aunque aún quedan dos meses de ingresos por contabilizar -Hacienda suele concentrar muchas devoluciones en la recta final del ejercicio-, todo apunta a que las estimaciones van a verse superadas. La primera, la que se hizo hace ahora un año, en el momento de dibujar los Presupuestos de las diferentes administraciones vascas, apenas preveía incremento ni disminución de ingresos. Comportamiento plano. La clave para esa aproximación fue el año extraordinario que se había vivido en 2017, no sólo como consecuencia del tirón del crecimiento económico sino del calificado por algunos como 'cuponazo'. Esto es, el ingreso extraordinario de 740 millones de euros procedentes de la Administración central, tras haber alcanzado el acuerdo de liquidación del Cupo del periodo de 2007 a 2016.

La segunda previsión que puede verse superada por la realidad es la que el Consejo Vasco de Finanzas -el órgano en el que se reúnen Gobierno vasco, diputaciones y ayuntamientos, para hablar de recursos económicos- hizo en su última reunión, hace apenas un mes. En ese momento las instituciones públicas vascas proyectaron un aumento de ingresos de tan sólo el 1,6%. El juego que hagan las haciendas forales a final de año con las devoluciones -abonarlas en diciembre o hacerlo a principios de 2019-, determinará la desviación sobre ese porcentaje. Pese a ello, parece claro que se va a superar con creces.

Para valorar el tirón de la recaudación de impuestos que se ha vivido en los diez primeros meses, es mejor hacer una comparación con lo que sucedió en el mismo periodo de 2016. Ese año no hubo un efecto extraordinario de la mano del Cupo. Pues bien, el aumento de recaudación en comparación con los diez primeros meses de 2016 es de nada menos que el 18%.

Por territorios el mejor comportamiento lo ha tenido Álava, con un aumento en los impuestos del 8,39%, seguido a continuación de Gipuzkoa, con el 7,28%, mientras que la peor evolución la aporta Bizkaia, con un aumento del 6,16%.

Mejoran todos los impuestos

El Gobierno vasco no ha publicado aún el informe integrado de ingresos tributarios, aunque los detalles parciales que han aportado las diputaciones permiten apreciar que todos los impuestos han tenido un buen comportamiento. El IRPF se ha movido entre el aumento del 4,4% registrado en Bizkaia y el 13% de Álava. También el Impuesto de Sociedades, el que grava los beneficios empresariales, ha tenido un aumento significativo, con alzas del 27,4% en Bizkaia y del 23% en Álava.

Se da la circunstancia además de que las empresas medianas y grandes sometidas a normativa foral han tenido que ingresar un pago a cuenta en octubre, por primera vez. Este pago a cuenta del impuesto que deberán liquidar a las puertas del verano de 2019 era una práctica habitual en la Administración central. Las haciendas forales han decidido aplicarlo a partir de este año, dentro de los cambios introducidos en este tributo y que entraron en vigor el pasado 1 de enero.

El IVA, que es probablemente el mejor termómetro sobre el pulso que tiene el consumo interno, refleja aumentos muy destacados. En el entorno del 14% en Bizkaia y Gipuzkoa y del 8,6% en Álava. Junto al buen tono de la demanda de las familias, también influye de forma determinante el aumento del precio de los combustibles y su impacto inducido en el IVA.

El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, ya ha adelantado en sus últimas intervenciones que uno de los objetivos del gabinete de Iñigo Urkullu para el final del ejercicio es cerrar la ejecución presupuestaria con superávit. Esto es, con más ingresos que gastos. La recaudación de impuestos parece alineada con ese objetivo.

La clave

Comparación.
En los diez primeros meses se han ingresado 794 millones más que en el mismo periodo de 2017

 

Fotos

Vídeos