Urdaibai pone la primera piedra

Los remeros celebran la victoria./MANU CECILIO
Los remeros celebran la victoria. / MANU CECILIO

Los 'txos' se adjudican una igualada Bandera de Bilbao en la que Santurtzi y Zierbena confirmaron ser una seria alternativa

JULEN ENSUNZA

Los barcos de Bermeo acuden a San Juan de Gaztelugatxe antes de partir a la costera del bonito para solicitar la bendición del Santo. Para ello, realizan tres giros a babor y otros tantos a estribor frente a la ermita. Ayer, festividad precisamente de San Juan Bautista, Urdaibai también salió a pescar la primera bandera de la Eusko Label Liga y, aunque realizó la mitad de giros que los que marca la tradición -sólo tres- y lo hizo además en un escenario bien distinto como son las aguas de la ría bilbaína, el resultado final del lance no pudo ser más fructífero.

La 'Bou Bizkaia' repitió el triunfo del pasado año en la capital vizcaína por delante de Hondarribia y conserva el maillot de líder. Esa ansiada prenda, al igual que sucede con Gaztelugatxe desde tiempos inmemoriales, parece ser propiedad bermeotarra. De hecho, no la han cedido ni un segundo desde que se la enfundaron en agosto de 2016.

Pero para conquistar la Bandera de Bilbao 2018, la número 66 de la Liga en la historia del club, los hombres que dirige Joseba Fernández tuvieron que exprimirse al máximo. A la complejidad y dureza propia de la ría se sumó un calor asfixiante y unos rivales que cada año obligan a subir un poco más el listón, porque si Hondarribia achuchó, Santurtzi y Zierbena no le fueron a la zaga. Únicamente nueve segundos separaron a los seis primeros de la general lo que da muestras de la igualdad vivida en la contrarreloj.

Sólo Orio, que no pudo contar con los integrantes del 'ocho con' que acudieron al Nacional, cedió más de lo previsto. La 'Sotera', pese a ser una recién ascendida, por contra, confirmó las buenas sensaciones de la pretemporada marcando por momentos los mejores registros de la jornada. El único lunar del ilusionante arranque de las traineras vizcaínas llegó con la última plaza de Kaiku. Los sestaotarras, que cuentan con una tripulación muy joven, lo pagaron en el tramo final e incluso uno de sus remeros, Iñigo Pelayo, tuvo que ser atendido por una lipotimia.

Poca influencia de la corriente

Los teóricos favoritos - Urdaibai, Hondarribia y Orio - sabían al partir que para rebajar el tiempo de Santurtzi, ganador con autoridad de la primera serie, debían hilar fino. Zierbena lo intentó en la segunda manga y, aunque al encarar el largo final parecía que los pupilos de Juan Zunzunegui iban a conseguirlo -1 segundo mejor en la última ciaboga-, no pudieron rematar la faena.

Con la marea subiendo, aunque la corriente no tuvo tanta influencia como en otras ocasiones, no era descabellado pensar, por tanto, que Santurtzi podía tener opciones de dar la campanada y menos, tras comprobar que los tiempos de Hondarribia y Urdaibai a mitad de recorrido eran similares. Sin embargo, cuando los 'fórmula 1' de la competición ponen todos sus caballos en marcha es complicado batirles.

La 'Bou Bizkaia' lo hizo en el tercer largo. Recuperó casi dos segundos a la 'Ama Guadalupekoa' y endosó nueve a los santurtziarras. A partir de ahí, tocaba apretar los dientes y sufrir hasta la última palada con la bendición de San Juan como aliada.