Bengoa: «Quiero ser jugador de élite»

Martín Bengoa confía en poder salir en el mercado de invierno hacia algún destino atractivo./J.B.
Martín Bengoa confía en poder salir en el mercado de invierno hacia algún destino atractivo. / J.B.

El centrocampista de Otxandio aguarda en el Leioa la llegada de una oferta que le seduzca tanto en lo deportivo como en lo económico

JAVIER BELTRÁNBilbao

Aunque enrolado en las filas de la SD Leioa, Martín Begoa, el mediocentro de Otxandio, exmilitante del Bilbao Athletic y Deportivo B, espera en enero una oferta profesional. Cuenta con esa promesa: «Si recibo una oferta que me motive tanto futbolísticamente como económicamente, me iré». Badajoz y Conquense ya le tentaron.

Bengoa (Otxandio, 1994) pasó por los infantiles de la Real Sociedad antes de transitar durante ocho años en Lezama, por Basconia y Bilbao Athletic, en su última etapa junto a Yeray, Williams, Sabin Merino y Lekue. Vivió la campaña en Segunda con Ziganda. El año pasado militó en el Deportivo B y este curso lo hace en la SD Leioa. Un ajetreo tremendo que no piensa cesar. Le va la marcha. «En Navidad, a ver si me sale algo. Si me interesa, me marcharé; si no me sale nada, seguiré todo el año aquí y ya se verá. Estoy abierto a todo, quiero ser jugador de élite», confiesa decidido.

El verano fue largo, pendiente del móvil y de los movimientos de su agente. «Después de haber jugado en el Fabril (con una ficha alta, 25 partidos), pensaba que me iba a salir algo, pero pasaban los días y no fue así. Hablé con el director deportivo de la SD Leioa (Iker Bilbao). Le comenté la posibilidad de ir a entrenar e irme si salía algo. Pero pasaba el tiempo y estaba muy a gusto», relata el joven. «Conocía a muchos de la plantilla (hasta 14 con pasado rojiblanco) y decidí quedarme», prosigue. El caso es que el Badajoz de Patxi Salinas y el Conquense le sondearon, pero él no lo vio del todo claro.

La experiencia en el Fabril ha resultado satisfactoria, enriquecedora. «En cuanto a instalaciones, son mucho mejor las del Athletic; en jugadores, había buenos también en el Fabril, pero sí hay diferencia. Una vez que sales fuera... Lezama es increíble. Dentro no lo valoras tanto», confiesa un Bengoa que coincidió en A Coruña con Gaizka Martínez, excentral del River que continúa en el seno deportivista, con el que jugó el play-off de ascenso. Entrenó con el primer equipo a las órdenes de Pepe Mel y Cristobal Parralo en varias ocasiones, aunque no llegó a debutar en Primera. «Estuve encantado», reitera el volante vizcaíno, al que seduce una aventura en el extranjero.

Bengoa, amante del juego de Modric y Unai López, puede presumir de poseer un cañón en su zurda, que emplea con reiteración siempre que puede desde el borde del área, tipo Ager Aketxe. «Cuando tienes algo bueno, tienes que explotarlo. A ver si este año meto algún gol», desliza con su amplia sonrisa en un recurso que emplea con profusión. El excachorro reconoce que «hay mucha diferencia entre Segunda B y Segunda, más que entre Tercera y Segunda B. Es abismal, cada ocasión en Segunda puede ser gol». Con Ziganda mantuvo una buena relación: «Solo tengo buenas palabras, estuve tres años con él. Ha sido un buen entrenador, cercano con los jugadores y, aunque no ha tenido suerte en el Athletic, le deseo lo mejor».

Mientras se despeja su futuro, aguarda en su piso de Laredo, con su mujer y su hijo, sin descartar nada en las filas de la SD Leioa. «Podemos hacer un gran año viendo los jugadores que tenemos», señala. Y espera un Leioa en la parte de arriba. «Contamos con una buena plantilla», desliza el talentoso mediocentro de Otxandio.