La pegada del Mirandés castiga a una buena Cultural

El Mirandés ha hecho valer su mayor capacidad goleadora en Tabira./Oskar Matxin.
El Mirandés ha hecho valer su mayor capacidad goleadora en Tabira. / Oskar Matxin.

Los blanquiazules hicieron un partido valiente, pero sucumbieron ante el poderío rojillo

FERNANDO ROMERODurango

La Cultural de Durango logró, por fin, romper su 'maleficio' con el gol esta temporada. Sin embargo, no le ha bastado para puntuar en el encuentro disputado en Tabira bajo un sol de justicia. Su rival, el poderoso Mirandés, no le dio opción. Su mayor poderío ofensivo y su pegada fue clave en la resolución del encuentro, como acabó reconociendo el propio Igor Nuñéz al término del encuentro. Los blanquiazules variaron ligeramente su dibujo habitual y salieron valientes al partido. Como siempre. Pero volvieron a quedarse sin premio alguno. Toca seguir remando.

El partido se le puso cuesta arriba al equipo de Igor Núñez muy pronto. Demasiado. Apenas se habían cumplido 45 segundos de choque cuando los rojillos ya mandaban en el marcador. Una sucesión de errores en la salida del balón fue el origen del tanto de Yanis, quien recogió el cuero en la frontal, recortó y batió de tiro cruzado a Errasti. La efectividad del Mirandés fue casi absoluta. Su segundo tiro a puerta también acabó dentro. A los seis minutos, Adot cabalgó por banda derecha, se plantó en el vértice del área y desde allí puso el balón al segundo palo, lejos del meta blanquiazul. Un buen tanto. Y un nuevo mazazo para los durangarras.

1 Cultural Durango

Errasti, Jurgi, Jagoba, Galarza (Varela, m. 46), Aranda, Zuazo, Iparra (Javi Alonso, m. 62), Ekaitz, Iker Amorrortu, Ibon (Alberdi, m. 68) y Uribesalgo. .

4 Mirandés

Reguillos, Adot, Quijera, Andreu (Onaindia, m. 74), González, Romero, Yanis (Rey, m. 80), López, Medina (Aiás, m. 62), Rama y Díaz.

goles
0-1, m.1: Yanis; 0-2, m. 6: Adot; 0-3, m. 30: Díaz; 1-3, m. 59: Ekaitz; 1-4, m. 61: Andreu.
árbitro:
López Parra (comité cántabro). Mostró amarillas a los locales Iparra e Ibon.
incidencias:
Tabira, 600 espectadores

Pese a todo, la Cultural no se arredró y se mantuvo fiel a su estilo. El balón era suyo, lo manejaba y movía de un lado a otro. Tuvieron sus buenos minutos los locales, que llegaron a disponer de un buen racimo de oportunidades para haber perforado la puerta rojilla. Sobre todo a partir del minuto veinte. Reguillos tuvo que emplearse a fondo en algunas de ellas, como en el duro disparo de Amorrortu, en cuyo rechace no estuvo acertado Ekaitz cuando le pegó con todo, enviando el balón alto. Ibon también pudo marcar, pero controló mal en la frontal cuando se quedaba en el mano a mano con el meta visitante.

A la media hora, la 'Cultu' ejecutó un saque de esquina en el que no llegó a rematar con claridad. Y eso fue letal para ellos. El Mirandés salió veloz a la contra, con Yanis corriendo por el carril central sin oposición. No tuvo más que abrir el balón a la derecha para que Díaz fusilara a Errasti. Tercer tiro y tercer gol. Demasiado castigo para los de Núñez, valientes pero sin opciones ante un rival más hecho.

De ahí al descanso, el partido bajó enteros, enfangado en una lucha en la parcela central en la que no había ganador. Por si fuera poco, el conjunto durangarra acabó la primera mitad con uno menos por lesión de Galarza, que se retiró a banda para ser atendido. No volvió a comparecer. Le sustituyó Varela tras el paso por vestuarios. A falta de pruebas que lo confirmen, el defensor parece sufrir un esguince de rodilla.

En la segunda mitad, la dinámica fue muy similar. El balón seguía siendo local. El cuadro blanquiazul salió buscando recortar distancias. Y lo logró al filo de la hora de partido. El capitán Ekaitz Molina tuvo el 'honor' de anotar el primer tanto de la temporada para la Cultural de Durango. Fue tras una acción de estrategia, ejecutada con mucha intención desde el vértice del área. Cuando todos esperaban el balón aéreo, se sirvió un balón a media altura que botó en la frontal del área pequeña. El primer remate lo repelió el portero con una mano prodigiosa, casi desde el suelo, pero en el rechace apareció muy atento Molina para meter la pierna y alojar el balón en las mallas.

La alegría, sin embargo, duró muy poco. Sólo dos minutos después, Andreu volvía a ampliar la ventaja para el Mirandés. La acción nace en un córner muy discutido, puesto que parecía no ser tal. Balón colgado desde el costado derecho y remate en primer palo, adelantándose al defensor. 1-4. La Cultural siguió a lo suyo. Equipo honrado como es, no bajó los brazos y siguió peleando hasta el final. Tuvo alguna ocasión más, pero faltó acierto en esos metros finales. Quien sí estuvo muy oportuno fue Errasti que, con una doble parada casi a bocajarro en los minutos finales, evitó la manita de los rojillos.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos