Kerman Urkullu (Cultural): «Mi misión es trabajar con el cuerpo técnico»

Urkullu (a la izquierda) está perfectamente integrado en el vestuario blanquiazul. /El Correo
Urkullu (a la izquierda) está perfectamente integrado en el vestuario blanquiazul. / El Correo

La Cultural de Durango cuenta en el organigrama técnico de su primer equipo con Kerman Urkullu, psicólogo deportivo. Una figura poco habitual en el fútbol de bronce.

FERNANDO ROMERODurango

La Cultural de Durango es de los pocos equipos vizcaínos que puede presumir, más allá del todopoderoso Athletic o más recientemente el Barakaldo, de tener en el seno de su organigrama a un psicólogo deportivo. Una figura poco habitual con una labor basada en la confianza mutua entre jugadores, cuerpo técnico y él mismo, alejada habitualmente del primer plano informativo. En el caso del club blanquiazul, el encargado de realizar ese trabajo es Kerman Urkullu, que cumple su segundo curso en el club de la mano de Igor Núñez.

Y es que fue precisamente el técnico de Llodio quien le llamó al inicio de la temporada pasada para completar su 'staff' y ayudarle a lo largo de un año que resultó de lo más exitoso. «Él ya me conocía de mi época de juveniles, en la que fue mi entrenador. Entablamos una buena relación, que se ha mantenido a lo largo de los años. Él sabía de mis estudios. Yo llego el año pasado un poco por sus intereses», relata Urkullu. «Igor es una persona que le da muchas vueltas a la cabeza y que le da mucha importancia también a la manera en la que el jugador aprende. Y ahí es donde entro yo», apunta.

Cuando se habla de psicólogos deportivos, «siempre te imaginan dando una charla de motivación o algo similar. Que es algo que puedo llegar a hacer en momentos muy puntuales, pero yo a los jugadores siempre les transmito que las claves las tienen ellos», explica el durangarra. Y es que su labor es, como él mismo resalta, más didáctica que motivacional. «Mi trabajo consiste en ayudar a diseñar las tareas de entrenamiento, para darles un toque un poco más psicológico. Más que trabajar con la plantilla, que igual es lo que todo el mundo se imagina, que se trabaja la motivación y ese tipo de temas, mi misión es trabajar con el cuerpo técnico», describe.

Así, el 'modus operandi' habitual es el de reunirse todo el cuerpo técnico para planificar las sesiones de entrenamiento y, «en función de los ejercicios que hay preparados, yo puedo sugerir ideas diferentes o algún cambio para que el jugador entienda el sentido de ese ejercicio o de lo que queremos que aprenda con él», afirma. «Mi papel es el de aportar otro punto de vista al habitual, no tanto en lo físico como en lo psicológico», añade.

«Gente cercana»

Dentro del vestuario durangarra, Kerman asegura sentirse como uno más, con una «muy buena relación con los jugadores. son gente muy cercana». Y nunca mejor dicho, porque buena parte de la plantilla está compuesta por gente del propio Durango y alrededores. «La mayoría son del pueblo y ya nos conocíamos aunque fuera de vista. En ese sentido, la acogida siempre ha sido muy buena y muy fácil», indica. En esa misma línea, asegura que «lo más bonito» de su trabajo en la Cultural de Durango es «conocer a la persona que hay detrás del jugador».

Los malos resultados que está cosechando el cuadro de Igor Núñez en este arranque de temporada no han hecho mella dentro de la caseta, donde «el ambiente es bueno». «Está siendo un año difícil por la dureza y el salto de categoría, pero aún así los resultados van a acompañar. Nos vamos a salvar», asegura con vehemencia. «Todos sabemos lo que nos ha costado llegar hasta aquí. Y lo que queremos es disfrutar de la categoría, aprender y hacerlo lo mejor posible. El año pasado fue una experiencia muy bonita. Y la de este año también lo está siendo, pero desde otro punto de vista», apostilla.

Cuestionado por la actualidad meramente deportiva del equipo, las palabras de Urkullu bien podría firmarlas el técnico Igor Núñez o cualquier otro integrante del vestuario, lo que es un fiel reflejo de la confianza que hay en el seno del equipo a pesar de que los números no estén a la par de la imagen del equipo: «Tenemos una idea clara de juego, en la que todos creemos. Estamos viendo que futbolísticamente ningún equipo está siendo claramente superior a nosotros. Es verdad que nos está costando adaptarnos a la categoría y que quedan detalles por pulir. Pero ningún equipo ha sido especialmente superior. Hemos tenido posesión, ocasiones… al final, no hemos tenido premio pero la idea está clara. Por eso yo creo que el ánimo está bastante bien. Se ve que siguiendo esta línea, con algún detalle, y a medida que nos vayamos adaptando a la categoría, los resultados van a llegar».