Igor Núñez: «Nos hemos quedado con ganas de más»

Igor Núñez habla con uno de sus jugadores./F. Romero
Igor Núñez habla con uno de sus jugadores. / F. Romero

El técnico de la Cultural de Durango alaba la actitud de su equipo en el recién terminado curso, en el que «siempre hemos sido fieles a nuestro estilo, algo a mi me hace sentir muy orgulloso»

FERNANDO ROMERODurango

Con la calma y la perspectiva que da la competición ya finalizada hace un par de semanas, y pese a no haber podido alcanzar el objetivo de la permanencia en Segunda División B, el balance que se hace de la temporada en el seno de la Cultural de Durango es, en líneas generales, muy positivo. Su entrenador, Igor Núñez, analiza con El Correo una campaña ilusionante en el año de su centenario en la que el único 'pero' ha sido «la falta de eficacia y, consecuentemente, vernos abajo desde muy pronto». No obstante, el preparador blanquiazul ensalza el buen papel realizado por los suyos y señala que «estoy convencido de que si hubiéramos logrado salvar la temporada, el año que viene, con esta misma plantilla, habría sido otro muy distinta, seguro que habríamos rendido de forma mucho más brillante». «La pena es no haber sido capaces de remar lo suficiente en momentos clave como para estar ahí», lamenta.

Núñez tiene muy claro que no se puede hablar de fracaso por no haber logrado mantener la categoría, ya que «fracaso hubiera sido tener una propuesta y renunciar a ella». En su opinión, sí que puede hablarse de decepción en el sentido de «haber puesto tanto esfuerzo, tanto corazón, en un proyecto y que, sin embargo, no hayan terminado de salirte las cosas». La principal razón, la relatada a lo largo de todos estos meses: «La falta de eficacia». Y la consecuencia, también muy clara, puesto que «nos hemos quedado con ganas de más, con ganas de seguir compitiendo en la categoría». A nivel personal, el preparador de los de Tabira afirma sentirse «muy contento tanto del trabajo del cuerpo técnico como de los jugadores. El que ellos, viéndose en la situación en la que se han visto durante todo el año, no hayan dudado de esa identidad que nos llevó a ascender el año pasado, a mi me hace sentir muy orgulloso. Y creo que al final, ser fieles a ese camino es una forma de tener éxito».

Si algo ha caracterizado a la Cultural de Durango durante este curso, ha sido precisamente seguir una filosofía de juego muy particular, tratando de cuidar el balón en una categoría que «ha sido más exigente de lo que yo en un principio podía prever». Aunque «nosotros hemos utilizado bastante bien nuestras armas, que pasaban en gran medida por hacer un buen juego colectivo. Desde ese punto de vista, el rendimiento del equipo es intachable», manifiesta el de Llodio. «Hemos competido, si no en todos los partidos, sí en la mayoría, de tú a tú con el rival que hemos tenido enfrente. En casi todos hemos tenido oportunidades para poner ganarlos. Y simplemente la falta de acierto en momentos clave es lo que ha hecho que no seamos capaces de haber sumado en más partidos de tres en tres», lamenta. El estilo de la 'Cultu' ha sido algo innegociable en el seno del vestuario blanquiazul. «Me lo han preguntado muchas veces, y siempre he respondido lo mismo. Para jugar de una forma diferente habría que buscar un entrenador diferente y unos jugadores diferentes. No tiene sentido que, con unos jugadores que saben hacer algo bien, intentar hacer algo que no saben hacer tan bien», asevera. «Nuestra apuesta ha sido claramente el juego colectivo, y hemos llegado hasta donde nos ha llevado eso. Siempre hemos sido fieles a nuestro estilo, algo a mi me hace sentir muy orgulloso», apostilla.

Además de ser capaces de mantener esa identidad como equipo, para Igor Núñez lo mejor de la temporada ha sido «el hecho de saber competir en la categoría, con todo lo que conlleva. El enfrentarte a entrenadores que tienen mucha experiencia, muchos recursos tácticos y técnicos, el enfrentarte a jugadores del nivel de los que nos hemos enfrentado... y el poder hacerlo muchas veces en escenarios que son fabulosos, como El Sardinero, Anduva, Las Gaunas... Son equipos con una masa social importante y siempre es agradable pisar un campo en el que te encuentras con varios miles de espectadores».

Dejando de lado los resultados y centrándose en las sensaciones vividas, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego, Núñez no duda al afirmar que «hemos disfrutado muchísimo hasta el último día, para los jugadores ha sido una experiencia que les va a hacer crecer estén donde estén el año que viene». «Han tenido la oportunidad de enseñar lo que son como futbolistas y lo han hecho con mucha ilusión. Estoy seguro de que han llamado la atención de mucha gente», indica el técnico de los durangarras antes de señalar que si alguno de ellos logra encontrar acomodo en un rival de la División de Bronce durante este verano, será «un motivo de orgullo». «Son un grupo de jugadores que son muy nobles y muy honestos con el juego y con lo que hacen, y yo creo que eso es algo que merece ser premiado», valora.

De cara ya a la próxima temporada, de nuevo en una siempre muy competitiva Tercera División, el objetivo será volver a pelear por el ascenso. «Siempre vamos a pelear por jugar bien, o lo que nosotros entendemos por jugar bien. Y eso perfeccionarlo y que nos ayude a poder ascender». «Nos hemos quedado con las ganas de seguir en Segunda B», insiste. La empresa no será sencilla, pero tampoco lo fue «el año pasado, cuando fuimos campeones. O hace dos, que nos quedamos a tres puntos de serlo». «Tuvimos que superar a Portugalete, Sestao River, Alavés B... que siempre tienen presupuestos muy altos, y fuimos capaces de hacerlo. Así que yo no veo por qué la temporada que viene tiene que ser diferente», concluye esperanzado.