Un derbi para empezar a crecer

El capitán Ekaitz Molina pelea un balón durante el choque ante el Mirandés./Borja Agudo
El capitán Ekaitz Molina pelea un balón durante el choque ante el Mirandés. / Borja Agudo

La Cultural de Durango quiere poner fin a su irregular inicio de temporada con una victoria en el derbi ante el Arenas.

FERNANDO ROMERODurango

Este sábado, en la 'jaula' de Gobela se enfrentan Arenas y Cultural de Durango en un derbi vizcaíno inédito en Segunda B -no así en Tercera-, que pondrá en liza a dos equipos que llegan en situaciones prácticamente calcadas en este inicio de campeonato. Rojinegros y blanquiazules llegan a esta cuarta jornada de Liga en puestos de descenso, aún no conocen la victoria y ansían romper esa sequía en este partido, que dará comienzo a las 18:00 bajo el mando del colegiado Camacho Cid, del colegio castellano-leonés.

«La verdad es que llegamos los dos en situaciones muy parecidas, con muy pocos puntos, aunque también es cierto que la premisa es distinta en ambos casos», indica Igor Núñez en el sentido de que los areneros, «por presupuesto y jugadores» tal vez deberían ocupar plazas superiores, mientras que su equipo está en ese proceso de aprendizaje y adaptación a la nueva categoría, además de haber tenido que enfrentarse a tres 'cocos' en estas primeras jornadas: UD Logroñés, 'Sanse' y Mirandés. «Los calendarios tienen estas cosas», suspira.

Además, ambos equipos llegan tras salir goleados en sus últimos encuentros. Un 4-0 encajado ante el Racing de Santander en El Sardinero por los de la Margen Derecha, y el 1-4 que recibieron los durangarras en Tabira a manos del Mirandés. Otra razón más para que salgan a morder el sábado en Gobela. Un estadio que, por sus peculiaridades, llega a condicionar en ocasiones el desarrollo de los encuentros, aunque Igor Núñez cree que es más «por la sensación que da el propio campo que por otra cosa».

Núñez tiene claro el tipo de partido que, a priori, podrá verse en Gobela. Será un choque de estilos. El del Arenas, «que domina muy bien las transiciones rápidas, con jugadores muy específicos para ese tipo de juego», con Jabi Luaces manejando la nave getxotarra desde el banquillo en lo que cree que es «un proyecto ambicioso y que les hará estar fuertes esta temporada». Y el de una Cultural de Durango que querrá ser protagonista y fiel a un marcado estilo de «posesión del balón, aunque vigilando bien atrás para que no nos pillen en esas acciones rápidas». «Hemos demostrado que somos un equipo que sabemos jugar, que cuando tenemos el balón creamos peligro, y vamos a seguir por ese camino, porque hasta ahora lo que nos ha castigado no ha sido el estilo, sino la falta de eficacia», afirma rotundo.

En este sentido, el equipo está notando las bajas que tiene en línea ofensiva, a las que se unió la pasada jornada Galarza, quien aún está pendiente de una resonancia para ver el alcance de su lesión en la rodilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos