La Cultural sufre otra cruel derrota

La Cultural sufre otra cruel derrota
F. Romero

Tras empatar al borde del tiempo reglamentario, el Calahorra se llevó la victoria en el descuento

FERNANDO ROMERODurango

La Cultural de Durango ha visto cortada de raíz su racha de dos victorias de la forma más dura posible. Si la pasada jornada los durangarras se llevaron el triunfo en la última acción del encuentro, en ésta les ha tocado ser la 'víctima'. El Calahorra se ha llevado la victoria de Tabira con un tanto de Goñi en el descuento, que hizo añicos las ilusiones que había dado Ekain con el tanto del empate al filo del tiempo reglamentario. Un varapalo para el conjunto de Igor Núñez, que tenía muchas esperanzas puestas en este encuentro, y que tendrá que seguir bregando para conseguir una permanencia que se complica un poco más tras esta derrota.

Los dos conjuntos saltaron al terreno de juego de Tabira con las ideas muy claras y la intención de buscar el área rival, aunque de dos formas muy distintas. La Cultural trató de imponer su juego de toque ante un Calahorra que enseguida buscaba diagonales o balones en largo hacia sus referencias ofensivas. Ninguno de los dos logró dominar con claridad a lo largo de los primeros cuarenta y cinco minutos, muy equilibrados y con contados acercamientos sobre las porterías de Errasti y Zabal. Una primera mitad de tanteo y de mucho respeto.

1 Cultural Durango

Errasti, Jurgi (Javi Alonso, 73'), Jagoba (Txapu, 73'), Galarza, Aranda, Iparra, Zuazo (Pradera, 60'), Ekaitz, Amorrortu, Ekain y Unai Ariz.

2 Calahorra

Zabal, Yasin, Pereira, Barrio (Emilio, 46'), Echaide, Almagro, Obeng (Sergio Benito, 88'), Parla, Ubis (Cárdenas, 80'), Goñi y Carralero.

goles:
0-1, m. 57: Obeng; 1-1, m. 87: Ekain; 1-2, m. 90+: Goñi.
árbitro:
Fernández Pérez (comité asturiano). Mostró amarillas a los locales Molina, Zuazo, Galarza y Pradera.
incidencias;
Tabira, 800 espectadores.

A pesar de que eran los de Igor Núñez los que llevaban algo más la iniciativa, la sensación de peligro era mayor en las inmediaciones del área durangarra. Pasado el cuarto de hora, tras una falta, Carralero logró controlar en la frontal, aunque luego se escoró demasiado y su centro fue bien despejado por Galarza. Un par de minutos más tarde, Ubis enganchó un balón suelto, pero de nuevo fue bien taponado por una muy atenga zaga blanquiazul. El 9 rojillo fue quien tuvo la mejor para el Calahorra. Mediado este primer periodo, y tras un envío desde la defensa que Galarza no acertó a despejar con contundencia, la pelota le quedó muerta unos metros por delante de la frontal. Ubis buscó una vaselina sobre Errasti, pero golpeó flojo y mal, sin peligro alguno para la portería vizcaína.

A la Cultural de Durango, intensa y muy activa hasta tres cuartos de campo, le costó generar su primera llegada clara. No fue hasta el 38', y mediante el balón parado. En dos acciones calcadas, Zabal tuvo que despejar de puños dos faltas muy cerradas ejecutadas desde el costado derecho. Antes del descanso, los durangarras pudieron desequilibrar el marcador, pero una vez más faltó acierto en una acción tan rápida como peligrosa. Ekain tocó de cabeza para Amorrortu, que logró revolverse entre varios defensores y devolver de tacón la pelota para el 10 blanquiazul quien, solo en el mano a mano con Zabal, acabó cruzando en exceso y el cuero se fue junto a la base del palo cuando en la grada ya se cantaba el gol.

En el arranque de la segunda mitad, fueron los locales los que generaron también la primera ocasión de peligro. Fue en una carrera de Amorrortu que, escorado, cedió para Zuazo en la frontal del área pequeña. No llegó a rematar con claridad el centrocampista, pero tocó lo justo con el cuerpo para casi despistar a un Zabal que atajó con algunos apuros.

El Calahorra cedió el balón a la Cultural de Durango, y buscó hacer daño en rápidas salidas a la contra. Avisó un par de veces, con acciones que no acabaron viendo portería, pero a la tercera no fallaron los de Miguel Sola. En el 57', tras un envío desde la derecha, Obeng recibió solo en el segundo palo y anotó el 0-1 para los riojanos de disparo cruzado.

Los blanquiazules reaccionaron con inmediatez y se volcaron en ataque. Prácticamente en la siguiente jugada al gol, se reclamó un posible penalti sobre Molina que el colegiado, muy discutido, no señaló. A partir de ahí, los de Núñez entraron en una fase voluntariosa pero poco fértil, en la que no acabaron de elaborar juego, con demasiadas imprecisiones. El tanto del Calahorra había hecho daño. Aún así, pudieron generar peligro en acciones aisladas. Mediado el segundo periodo, Iparra pudo igualar el encuentro. Recibió dentro del área con tiempo para controlar, pero estuvo lento y su disparo se estrelló en el cuerpo de un defensor.

Con la Cultural lanzada al ataque, el Calahorra pudo matar el partido en varias salidas a la contra. En el 74', Carralero perdonó una acción que tenía un claro marchamo de gol. Igual que Obeng, minutos después, que no supo aprovechar tras un robo en tres cuartos de campo tras un descuido de Aranda.

El tramo final del choque fue de auténtica locura en Tabira. La Cultural lo intentó con insistencia, y acabó logrando su premio al filo del tiempo reglamentario. En el minuto 87, en una falta ejecutada desde línea de fondo, junto al lateral del área, Ekain Zenitagoia fue el más listo para anticipar en primer palo y peinar el balón al fondo de la portería, adelantándose a la salida de puños de Zabal. El delantero de Durango tuvo en sus botas la victoria para los suyos casi a renglón seguido. Pradera se internó en el área remontando línea de fondo y puso un balón franco atrás para que el 10 blanquiazul fusilara, pero no acertó en su remate cuando lo más sencillo parecía marcar. Los minutos de descuento, una vez más, fueron decisivos. El Calahorra recuperó el mando y buscó el área vizcaína. En un centro lateral, aparentemente sin demasiado peligro, el cuero le acabó llegando a Goñi en la corona del área. De espaldas a portería, a la 'remanguillé', golpeó bombeado, sorprendiendo y anotando el gol del triunfo para los de Miguel Sola.