La Cultural, en situación «límite»

La Cultural, en situación «límite»
Mireya López

Los blanquiazules necesitan ganar los tres partidos que restan y esperar que el Real Unión no sume ningún punto para soñar con la permanencia

FERNANDO ROMERODurango

Los últimos tres resultados encajados han dado al traste con las esperanzas de la Cultural de Durango de mantenerse con vida en la pelea por la permanencia en ésta su campaña de regreso al fútbol de bronce. El año de su centenario. La inmerecida derrota frente al Tudelano (1-0), un rival más o menos directo, ya complicó la situación. El alocado empate (4-4) de Tabira ante la Gimnástica de Torrelavega, más allá del empacho de goles, dibujó un escenario sombrío para los blanquiazules, reduciendo las posibilidades a la mínima expresión. Y la goleada a manos del Amorebieta (3-0) de este pasado fin de semana en el derbi del duranguesado ha terminado por convertirse en la puntilla prácticamente definitiva para los de Igor Núñez.

«En la situación en la que estamos, cuando recibes un golpe tan importante como el de la primera parte, ya es complicado recuperarte porque remar contra corriente con un equipo que está en una dinámica tan positiva como el Amorebieta es muy difícil. Se nos ha complicado mucho el partido en ese momento», relataba el míster sobre el derbi. «En la segunda parte, el inicio nos ha condicionado muchísimo. No hemos sido capaces de volver a seguir por el mismo camino. Y ya el 2-0, para nosotros ha sido un golpe muy duro que ha hecho ya muy complicado pensar en darle la vuelta», reconocía.

De nuevo colista en la tabla, con 30 puntos, a la Cultural todavía le queda un clavo ardiendo al que aferrarse. Una última bala que pasa por ser poco menos que un «milagro», como lo tildó el técnico tras el duelo ante los de Iñigo Vélez. La única opción que le queda al cuadro blanquiazul pasa por ganar los tres encuentros que restan por disputarse (Leioa, Gernika y Oviedo B) y confiar en que el Real Unión -38 puntos-, que ocupa la posición de play-out, a lo máximo a lo que se podría llegar, no sume más de un punto en sus enfrentamientos (Vitoria, Bilbao Athletic y Tudelano). Ciertamente complicado, aunque en esto del fútbol ya se sabe que puede ocurrir absolutamente cualquier cosa, más aún en un grupo tan igualado como ha resultado ser éste. Como apunte, señalar que el average particular entre ambos equipos es favorable a los de Tabira tras el 1-1 en casa de la primera vuelta y el 0-2 a domicilio de la segunda.

«Mientras matemáticamente no seamos equipo de Tercera, seguiremos compitiendo en la categoría y nos vamos a agarrar a las posibilidades que tenemos», proclamaba Núñez tras ceder en Urritxe. «Dependíamos de los resultados de los demás desde hace ya meses. Antes de jugar con el Langreo, éramos últimos con 14 puntos. Hemos dependido siempre de los resultados de los demás. Ahora la situación no es diferente. Es más límite, pero sigue siendo similar a lo que hemos estado viviendo a lo largo de la temporada», añadía en relación a las mínimas opciones que aún permiten seguir soñando al equipo.

Este próximo sábado, de hecho, la Cultural de Durango saltará al césped de Tabira conociendo prácticamente el resultado del encuentro del Real Unión, que arrancará una hora y media antes. Los fronterizos reciben en Stadium Gal a un CD Vitoria que, como los durangarras, necesitan todos los puntos para soñar con no descender. Así pues, al filo del cuarto de hora de partido de Tabira, el futuro de la 'Cultu' podría estar clarificado. O no. Todo dependerá de ese marcador de Irun, que con toda probabilidad no condicionará al equipo. Los jugadores querrán ofrecer a los suyos una buena imagen, permanecer con la cabeza alta y no bajar los brazos, pase lo que pase. El fútbol ha sido cruel con ellos en muchos momentos, pero ese ha sido el peaje que ha tenido que pagar una plantilla joven, valiente en sus intenciones y, sin lugar a dudas, merecedora de mayores réditos.

«No ha sido normal esa racha de doce o trece partidos que hemos tenido desde hace una vuelta, cuando jugó el Amorebieta en Tabira, hasta ganar al Langreo, en la que no hemos sido capaces de ganar ningún partido aún haciendo méritos suficientes como para poder haber puesto algún partido de esos a nuestro favor y haber llegado a este punto con más puntos», resumía Igor Núñez. «Pero es verdad que hubiera sido un auténtico milagro conseguir salvar la categoría en el momento en el que hemos arrancado. Lo realmente anormal hubiera sido que, partiendo con 14 puntos en la jornada 27, hubiéramos llegado a sumar 40 y pico», incidía.