Cultural Durango

Aranda: «Este equipo no está hecho para jugar al pelotazo

Aranda conduce la pelota ante un jugador del Izarra. /F. Romero
Aranda conduce la pelota ante un jugador del Izarra. / F. Romero

El central blanquiazul defiende la propuesta futbolística de la 'Cultu', al mismo tiempo que carga contra unos arbitrajes que califica como «de traca»

FERNANDO ROMERODurango

Quince son los goles que lleva encajados la Cultural de Durango en estos primeros ocho partidos de la temporada, que tienen al equipo de Igor Núñez en el pozo clasificatorio con tan solo dos puntos en su haber. Una situación que los blanquiazules confían en revertir «más pronto que tarde» cosechando una primera victoria «que nos dará una mayor confianza y servirá para quitarnos lastre». Así lo ve Jon Aranda, uno de los fijos en el esquema del técnico de Llodio hasta el momento.

El central de Azkoitia lleva jugados todos los minutos de competición, tanto en Liga como en la eliminatoria copera disputada ante el Gernika a principios del mes de septiembre. Una confianza que agradece. «He tenido esa suerte de jugar todo. Tengo continuidad y la confianza del míster. Así que de momento no me quejo. Algún día me tocará banquillo, como a todos. Ese día habrá que enfadarse lo menos posible y seguir trabajando para ayudar al equipo», indica.

El defensor gipuzkoano, de 25 años, formado en las categorías inferiores de la Real Sociedad, ha sido internacional sub17 y abarca una trayectoria con estaciones en Amorebieta, Zamudio, Alavés B ( donde llegó a estar convocado por Bordalás con el primer equipo en 2015) y Beasain antes de recalar en Durango la pasada campaña.

Desde su posición en la línea defensiva durangarra, el diagnóstico que Aranda realiza de los problemas que está teniendo la 'Cultu' en este primer tramo de competición es claro. «Siempre tenemos algún fallo tonto que nos perjudica y nos meten algún gol. Y de cara a puerta, no estamos ni medio acertados», admite sin aspavientos. «El problema lo tenemos delante porque no metemos, y atrás porque por tonterías nos meten goles. Nos falta un puntito, algo. Puede ser que nos falte creernos que podemos hacer daño a los rivales», prosigue en su análisis.

La solución a estos 'males' la tiene también muy clara. Y pasa por seguir trabajando y mejorando en cada entrenamiento y en cada partido para alcanzar esa «chispa que nos falta». Pero siempre siendo fieles al estilo propuesto por Igor Núñez, que es el que les ha devuelto a Segunda B. «No sabemos jugar a otra cosa ni el equipo está hecho para jugar al pelotazo», proclama. «A veces, escuchas murmullos o comentarios de que jugamos tocando demasiado… pero el año pasado, jugando así ganamos la Liga. Si hubiésemos jugado a otra cosa, no habríamos quedado ni entre los 4 primeros», lanza. «A mí me gustaría que incluso jugásemos más el balón. Este año veo que aún podemos jugar mucho más, y es así como creo que vendrían los resultados. Pero hay que darnos tiempo para adaptarnos», insiste.

Ante lo delicado de la situación, Aranda pide paciencia y «tranquilidad» puesto que aún «queda mucho tiempo por delante». «Se ve que hay un cambio en el equipo, que cada día vamos a mejor. Los resultados llegarán», apostilla con seguridad, no sin antes recordar que «este año el objetivo es salvar la categoría». En este sentido, el central blanquiazul señala que han tenido partidos «para vencer por goleada, como el del Izarra». Pero los errores los están pagando por ahora demasiado caros. «Siempre nos vamos con ese 'pero' a casa. Unos días te vas muy cabreado y otros días estás más calmado, asumes que es lo que hay y que hay que seguir adelante», indica.

Para Aranda, hay otro factor importante que añadir a la ecuación de por qué no están llegando los resultados. Un tema que apenas se comenta de puertas para fuera pero que él no duda en sacar a la palestra. «Los árbitros están siendo 'de traca' con nosotros», resume con vehemencia. «Somos la cenicienta del grupo. O como yo digo en el vestuario, somos las clarisas de la categoría. Antes de empezar el año ya lo dije, que íbamos a tener unos arbitrajes complicados. Yo lo tenía más que asumido. Nos pitan muy fácil. La expulsión contra el Racing (a Infante por doble amarilla) es de broma», se explaya sin dobleces. Por eso, el central exige «respeto y que el trato sea igualitario».

Volviendo a cuestiones meramente deportivas, Jon Aranda confía en que este fin de semana pueda darse al fin esa primera victoria tan deseada. El rival será el Langreo, otro recién ascendido esta temporada, en cuyas redes sociales se anuncia el partido con el expreso deseo de que ambos conjuntos puedan cumplir otro sueño de forma conjunta, el de la permanencia. «Son un equipo con gente importante, sobre todo arriba, como Dani Ábalo», comenta en referencia al veterano extremo que disputó la Champions League en 2014 con el Ludogorets búlgaro. Llegó, de hecho, a marcar un gol en dicha competición en Anfield ante el Liverpool. «Será un partido muy duro, muy rocoso, en el que ellos estarán firmes atrás y arriba buscarán hacer daño. Pero nosotros esperamos imponernos. Siempre salimos a ganar, no sabemos jugar a especular», recalca Aranda.