Reválida de los cachorros en Las Gaunas

Reválida de los cachorros en Las Gaunas
Juan Echeverria

JAVIER BELTRÁNBilbao

«No debe condicionarnos la estadística del Bilbao Athletic fuera de casa, no debemos confiarnos«, explica claramente el técnico de la UD Logroñés, Sergio Rodríguez, que se mide al filial rojiblanco este sábado (17:30 h.) en el estadio de Las Gaunas. »Es un equipo muy físico, con muy buenas transiciones a la contra, con llegada, y con una capacidad de hacer gol muy alta. No se ponen nerviosos en los últimos metros«, añade el míster riojano, un profundo conocedor de la plantilla bilbaína y sabedor que los cachorros han vencido en sus últimos cinco partidos en las instalaciones de Lezama, pero que han hincado la rodilla en sus cinco últimas salidas.

El talentoso mediapunta Iñigo Vicente es baja por amonestaciones ante la UD Logroñés y purga una lesión muscular de la que se va recuperando y que espera que no se pierda ningún envite más. Fue en el minuto 93 ante el Real Oviedo Vetusta, campando ya el abultado 4-1 final en el luminoso de las instalaciones de Lezama, cuando Iñigo Vicente se tiraba al césped justo en la línea divisoria. Había notado una sobrecarga en su muslo derecho y no podía más. No es nada grave, solo una alteración muscular que ha purgado esta semana sin prisa.

Respecto al envite ante la UD Logroñés, que suma ocho puntos más que el Bilbao Athletic, y le sobrepasa en cinco puestos, Aritz Solabarrieta considera que «es el tercero en la tabla. Será un partido interesante para ver a nuestros jugadores y que lo vamos a preparar con atención«, zanjaba ante una nueva reválida, en un mítico estadio, aunque sea el nuevo y esté ublicado al otro lado de la circunvalación de la capital riojana. »Hubiésemos firmado estar así a estas alturas de la temporada, hay que gestionar el ser favoritos«, lanza Sergio Rodríguez.

Siguen, paralelamente, en la enfermería rojiblanca readaptándose de sus respectivas lesiones, el central Gorka Pérez, casi a punto, y Jon Sillero, que tiene para dos meses por su operación en el quinto metatarsiano. La línea defensiva continúa siendo la más castigada, aunque Vivian y Murua están destilando notables sensaciones. Además, Sancet, que toca balón desde hace semanas y que se integrará al trabajo coral en breve, Seguín y Baqué, con todavía margen de tiempo para volver a vestirse de corto, completan las bajas de Solabarrieta. Logroño espera a los cachorros.