El Rayo Majadahonda sondea a Jurgi Oteo

El Rayo Majadahonda sondea a Jurgi Oteo

El extremo, que jugó la segunda mitad de la temporada pasada en el Barakaldo, se ha desvinculado del Bilbao Athletic

JAVIER BELTRÁN

El joven extremo Jurgi Oteo, que acababa contrato el pasado 30 de junio con el Bilbao Athletic, aguarda destino en este mercado veraniego. El Rayo Majadahonda, recién descendido a Segunda B, es uno de los clubes más interesados en el talentoso canterano de Lezama.

El club madrileño representa un proyecto atractivo para Oteo, que podría salir de su casa por primer vez. De momento ya han fichado a cuatro jugadores: el delantero Rubén Mesa (Villarreal B), Fernando Llorente, centrocampista del Recreativo, y a los centrales Cristian Pérez, del Badajoz, y Jesús Valentín, del Recre. A sus 22 años, Jurgi puede presumir de sumar ya 120 partidos en Segunda B, con 15 partidos en Segunda A con Ziganda en el banquillo. El Rayo Majadahonda, donde se rasea más el balón que en el grupo II, se puede adaptar mejor a las peculiares características del extremo baracaldés, que destaca por su cambio de ritmo y calidad en el uno contra uno.

Jurgi Oteo regresó al Barakaldo desde el Bilbao Athletic el pasado mes de diciembre, en calidad de cedido, con sólo siete partidos a las órdenes de Garitano y una solitaria titularidad. El extremo derecho ya había completado una brillante temporada anterior en el Barakaldo, siendo el tercer máximo goleador de los gualdinegros tras Ander Vitoria, ahora en la UD Logroñé,s y Buenacasa, en Mallorca. Pero en el filial se le negaba la titularidad y regresó a Lasesarre en busca de mayor protagonismo.

Ya el pasado verano Jurgi Oteo, que cumplirá 23 años en agosto, descartó ofertas de varios filiales de Primera para no abandonar su entorno. En su pueblo, Barakaldo, encontró el sosiego y las oportunidades con Aitor Larrazabal, con el que ha acabado siendo titular. De hecho, ante el Hércules en la ronda del playoff de ascenso, fue titular en los dos cruces, lo que llamó la atención a los ojeadores que ven en Oteo a un futbolista singular que aún no ha explotado.