La prueba del 2 para el Bilbao Athletic

Murua podría actual en el carril diestro. /F. Romero
Murua podría actual en el carril diestro. / F. Romero

Con Sillero lesionado y Areso sancionado, Murua apunta a jugar de lateral ante el Barakaldo si Nolaskoain echa un cable al filial rojiblanco

JAVIER BELTRÁNBilbao

La expulsión de Jesús Areso en el derbi de Tabira, además de la derrota, y la lesión en el quinto metatarsiado de Jon Sillero, los dos laterales derechos específicos del Bilbao Athletic, deja desierta la plaza para el trascendental partido del sábado en Lezama entre el filial rojiblanco y el Barakaldo. Aritz Solabarrieta debe resolver la ecuación para tratar de recortar distancias para agotar las escasas posibilidades de colarse en el playoff de ascenso. Diez puntos les separan de los fabriles, que son cuartos a falta de seis partidos.

Con los dos laterales fuera de combate -a Sillero aún le resta al menos un mes para vestirse de corto- Solabarrieta maneja varias alternativas, condicionadas a si Peru Nolaskaoin baja de nuevo a echar un cable. Dependerá de si Gaizka Garitano no le recluta ante el Rayo Vallecano de cara al domingo (14:00h, San Mamés). La más factible, en caso afirmativo, es colocar de 2 al central Javier Murua, una posición que ya conoce. Otra vía es cambiar de banda a Arrieta, lateral izquierdo, o que el 2 titular del Basconia, Álvaro Núñez, promocione para esta latosa eventualidad en un momento clave de la temporada.

Otra altertativa más alejada versa en ubicar ahí a Gaizka Larrazabal, extremo derecho habitual pero con potencial y caja para remontar la banda completa. Curiosamente, se mide al equipo que pilota su padre, el exleón Aitor Larrazabal, ex director deportivo además del Athletic, que conoce como pocos a los cachorros. Solabarrieta, que madura todavía la alineación ante el Barakaldo, no tiene suerte con la defensa. Las lesiones se han cebado en esta línea especialmente. Además, se cedió al central Oier Luengo a la SD Amorebieta, con lo que los efectivos son los justos. Además de Sillero, Gorka Pérez ha sufrido un rosario de lesiones cuando era un fijo en el eje de la zaga. De hecho, no llegará a tiempo ante los fabriles, seguramente. Baqué, que puede actuar de central y al que el Barakaldo reclamó como cedido en el mes de agosto pasado, purga una lesión de ligamentos cruzados. El propio Areso estuvo tocado muscularmente en el ecuador de la competición.

Antonio Sánchez, mediocentro del Barakaldo que forma el sólido doble pivote con Carles Marc, comenta sobre el derbi del sábado que el filial rojiblanco «tiene un equipazo, será un partido muy disputado», remarca el volante cedido del Mallorca. Un Barakaldo que estará arropado en las instalaciones de Lezama por unos 400 aficionados, con el playoff de ascenso en juego en una jornada 33 en la que el Bilbao Athletic, muy seguro en casa bajo la batuta de Solabarrieta (seis victorias y dos empates) no puede errar.