El Bilbao Athletic zozobra a domicilio

Un lance del encuentro de la pasada jornada en Tudela. /Luis Miguel Chaverri
Un lance del encuentro de la pasada jornada en Tudela. / Luis Miguel Chaverri

El filial rojiblanco solo ha cosechado cinco de sus 28 puntos lejos de Lezama

JAVIER BELTRÁNBilbao

La derrota del domingo ante el Tudelano solo hace que reforzar una constante repetida casi de manera insistente todo este curso, que atraviesa ya su ecuador sin síntomas de recuperación. «En la segunda parte el Tudelano ha sido superior, nos hemos desordenado y han sido merecedores de la victoria», analizaba el técnico del Bilbao Athletic, Aritz Solabarrieta, después de una nueva derrota fuera del paraguas de Lezama.

Lo cierto es que los números del filial son muy flojos a domicilio, donde muestran la cara B de un equipo con mucho talento. Los números son tozudos, no engañan: una victoria, dos empates y siete derrotas, cuatro con Gaizka Garitano al frente y las tres de Solabarrieta como máximo responsable, sin sumar aún puntos como foráneo. Desde que el Bilbao Athletic venciese a la SD Leioa, a mediados de septiembre, en la cuarta jornada, solo ha podido anotarse un solo punto en ocho desplazamientos. Se trata de su peor racha a domicilio en la categoría de bronce desde 1979, cuando perdió en los ocho. Un balance negativo que solo empeoran en el Grupo II Tudelano y Gernika, con cuatro puntos cada uno.

El técnico ondarrutarra, consternado por desdibujarse en Tudela, trata de analizar con «la mirada lejana» lo que supone hincar la rodilla sin actuar ante su público. «Tenemos que mejorar fuera de casa, no limitarnos, ser ambiciosos», señalaba hace dos semanas. Lástima que las ocasiones de Asier Benito, que marcó uno, y Villalibre no se canjearon en más goles. Mareo ante el Sporting B e Irún frente al Real Unión se saldaron con cero puntos en la era Solabarrieta, si bien subsanadas con las victorias ante Calahorra y CD Vitoria en casa. Solabarrieta es el primer técnico que debuta en el filial con tres derrotas como foráneo desde Txetxu Rojo en 1986. Un hecho que sigue poniendo pie en pared a un posible despegue en la clasificación de los cachorros, que otean al playoff de ascenso a ocho puntos.

Este fin de semana, el filial recibe la visita de la Gimnástica de Torrelavega, ahora mismo en puesto de playout con 18 puntos, diez menos que un Bilbao Athletic instalado en la zona media (noveno) en la clasificación virtual. La asignatura pendiente sigue siendo rendir mucho mejor fuera. En Lezama, solo han perdido una vez y empatado dos, con siete victorias. 23 puntos que no se engordan cuando deben cambiarse en el vestuario visitante.

 

Fotos

Vídeos