El Bilbao Athletic sigue negado fuera

Varios jugadores del Bilbao Athletic rodean a Pradera en Urbieta. /Maika Salguero
Varios jugadores del Bilbao Athletic rodean a Pradera en Urbieta. / Maika Salguero

El filial rojiblanco es el peor equipo a domicilio del Grupo II de Segunda B con solo 5 puntos de 36 posibles. El Gernika, su último verdugo, suma 6; la Cultural, 8 y la Gimnástica, 9.

JAVIER BELTRÁNBilbao

El filial patroneado por Aritz Solabarrieta ha saldado con solvencia y cuatro victorias sus partidos en Lezama (Gimnástica, CD Vitoria, Calahorra y SD Leioa). Sin embargo, cosecha un pleno de derrotas, cinco de cinco, en sus emparejamientos foráneos (Mareo, Irún, Tudela, Amoebieta y Gernika). Especialmente dolorosos los dos últimos tropiezos en los derbis de Urritxe, donde erraron varias ocasiones muy claras Villalibre y Asier Benito, y la de Urbieta de este pasado sábado, con Mikel Abaroa atornillando a los cachorros en el minuto 93.

Una estadística escalofriante ya heredada desde el pistoletazo de salida con Gaizka Garitano al mando (1 victoria de 12 partidos) y ahora prolongada, que impide despegar al Bilbao Athletic, ubicado en la panza de la tabla (noveno con 34 puntos), distanciado a siete puntos el playoff de ascenso que cierra el Barakaldo, con 41.

Los cachorros amasan solo 5 puntos fuera de Lezama, con una sola victoria, dos empates y nueve derrotas. Unos datos insólitos para un equipo que al abrigo de su estadio, y eso que es bastante frío y no se llena ni por asomo cada quince días, sus réditos son muy superiores: nueve victorias, dos empates y una derrota. Es, además, el peor equipo del grupo fuera de casa. El Gernika suma 6 puntos, la Cultural 8 y 9 la Gimnástica, los tres ublicados en la zona roja de la tabla, que equilibran mucho más su balance global de puntos, aunque como locales han pinchado demasiado.

Solabarrieta, que se fue cabreado del campo de Urbieta con el bolsillo vacío, comentaba la pasada semana, tras la machada ante la SD Leioa ganando con un hombre menos durante 85 minutos, que «podemos hacer cosas muy bonitas» de cara al tramo decisivo de la temporada en este Grupo II de Segunda B. Sin embargo, el no sumar fuera les sigue laminando, sin encontrar la llave ni la causa de tan singular desatino: «Es una realidad, pero hay que ser ambiciosos, le digo a los jugadores que no nos conformemos, que no nos limitemos, que tiremos para adelante. Tenemos que mejorar fuera de casa«, desliza el técnico ondarrutarra, empeñado también en la formación global de sus pupilos.