El Barakaldo, al asalto del Rico Pérez

El Barakaldo, al asalto del Rico Pérez
Fernando Gómez

Los fabriles se ven con muchas opciones de batir al Hércules en su estadio y superar la primera eliminatoria del play-off

PERU OLAZABALBarakaldo

El Barakaldo quiere hacer bueno el empate cosechado el pasado domingo en Lasesarre, donde los fabriles realizaron un gran encuentro ante el Hércules. Aunque ese 1-1 otorga una ligera ventaja teórica al cuadro alicantino por el hecho de haber marcado fuera de casa, antes de afrontar el partido de vuelta en en su feudo. Pero la eliminatoria está muy abierta y todo está por decidir este domingo a partir de las 19:30 horas en el José Rico Pérez, donde vizcaínos y alicantinos lo darán todo para colarse en la segunda fase y optar a una plaza en la categoría de plata. «Tenemos que demostrar que las cosas buenas que hicimos el otro día no son fruto de la casualidad», apunta Aitor Larrazabal.

Sobre el papel, el Hércules parte como favorito. Por una parte, por su poderío, ya que cuadruplica en presupuesto al cuadro gualdinegro. Solo por su magnitud, están obligados a ascender. Por otro lado, porque el empate de la ida y el hecho de haber anotado un tanto fuera de casa les hace ir un paso por delante de los fabriles. «Va a ser difícil, era importante no encajar en Lasesarre, pero el fútbol tiene estas cosas y no pudimos cerrar el resultado», reconoce el técnico de Loiu. No obstante, Larrazabal indica que «la eliminatoria está totalmente abierta» y confía en sus posibilidades para continuar caminando hacia el sueño de todos los baracaldeses: ascender a Segunda División. «Los chicos han entrenado bien, están mentalizados y tienen ganas de que llegue el partido para demostrar que tienen la capacidad suficiente de tutear al Hércules, como ya hicieron en el partido de ida», manifiesta. «Los nuestros están concienciados de que no son peores jugadores y de que pueden jugarles de tú a tú», amplía.

El 1-1 de la ida «es un mejor resultado para el Hércules», admite el exjugador del Athletic. El resultado cosechado en Lasesarre obliga a los gualdinegros a marcar, como mínimo, un tanto en el José Rico Pérez, donde los de Lluís Planagumà solo han encajado once tantos en los 19 partidos disputados en la temporada regular. Además, el Barakaldo no se caracteriza por su capacidad anotadora, precisamente. Este curso, a domicilio, ha marcado 18 tantos, por lo que no llega al gol por partido. Sin embargo, Larrazabal está convencido de que verán puerta. «Es casi seguro que hagamos gol en el Rico Pérez y dependerá de que el Hércules no nos marque», manifiesta.

A pesar de que el Barakaldo debe estar enfocado en anotar una diana, el míster de los fabriles no quiere que su plantilla se obsesione y se precipite en busca del gol. «No tenemos que tener prisa, lo ideal sería que los jugadores supieran controlar esas emociones y que esas prisas, que a veces son malas consejeras, no provoquen una desestructuración del equipo», argumenta. Para el entrenador de los gualdinegros la clave es realizar un juego fluido. «Tenemos que poner un ritmo alto para tener opciones de ganar», comenta.

Los fabriles son conscientes de que enfrente tendrán «un buen equipo que en la transición ofensiva tiene jugadores con lecturas de juego muy buenas y tenemos que tener especial cuidado», tal y como establece Aitor Larrazabal. «Su gran arma es el balón parado», añade el técnico. Así lo demostraron ya en Lasesarre, donde marcaron su único tanto fruto de una falta lateral. Asimismo, el Hércules cuenta con una plantilla veterana con una media de 28 años, aproximadamente. La escuadra gualdinegra, mucho más joven, tendrá que saber manejar la presión de verse en una cita trascendental ante un gran número de espectadores –se estima que rondará la media entrada, 15.000 personas-. El entrenador de los de la Margen Izquierda, en este caso, asevera que la plantilla está totalmente capacitada para hacer frente a este reto y garantiza que las condiciones no harán mella en su rendimiento.

Larrazabal cuenta con todos sus efectivos disponibles y han viajado todos los jugadores a Alicante. Incluido Manel Royo, que se ha recuperado de la rotura fibrilar que padecía desde hace dos meses. Los blanquiazules, por su parte, también han recuperado a una pieza clave como es Chechu Flores, que se lesionó en la anteúltima jornada y se perdió el encuentro de ida en Lasesarre. «Vamos a por ellos con todo», resalta el técnico de los fabriles ante su gran desafío.