Fútbol

Keylor Navas, la bomba del último día de mercado

Keylor Navas, con la camiseta del PSG. /PSG
Keylor Navas, con la camiseta del PSG. / PSG

El portero costarricense, traspasado al París Saint-Germain al que también llegó Icardi y de donde no salió Neymar, fue la gran operación de un último día marcado por la ausencia de movimientos importantes en LaLiga

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Es curioso pero el mercado internacional de fichajes ha estado marcado por nombres de futbolistas que no se han movido de club. «Hasta el lunes puede pasar de todo: una bomba, dos bombas...», avisaba con tono sarcástico Zinedine Zidane el pasado sábado sobre el cierre del mercado de fichajes. Y bombas, lo que se dice bombas no hubo. Keylor Navas, traspasado al París Saint-Germain fue lo más cercano a una bomba en las últimas horas de negociaciones entre clubes que vieron cómo los dos grandes protagonistas del verano se quedaron en sus equipos. Ni Neymar, ni Paul Pogba cambiaron de aires y tendrán que esperar, como mínimo, al mercado de invierno para salir con destino al Barcelona y al Real Madrid, respectivamente.

En el caso del brasileño pareció sentenciada su permanencia en el equipo parisino -que sí sacó a Jesé Rodríguez al Sporting de Lisboa- después de que las diferentes ofertas y contraofertas quedan en agua de borrajas y que fueron televisadas en directo sin ningún pudor por parte de la directiva azulgrana.

El PSG quería una gran dinero en efectivo y algún jugador que completase sus pretensiones y el Barcelona, sin dinero en caja y que ya tuvo que pedir un crédito para afrontar el fichaje de Antoine Griezmann, hizo lo posible y lo imposible por meter en la operación a algún jugador de su plantilla. De hecho, llegó a ofrecer a varios futbolistas, pero el que realmente quería el PSG -Ousmane Dembélé- no aceptó cambiar de aires. Tampoco el brasileño puso todas las cartas sobre la mesa y sabedor de lo complicado de la operación, no realizó una declaración contundente afirmando que quería regresar al Camp Nou como esperaba el Barcelona.

Menos mediático fue el interés del Real Madrid por Paul Pogba, o más bien el de Zinedine Zidane. El Manchester United, cuyo mercado se cerró en la segunda semana de agosto, no estaba dispuesto a perder a su jugador referencia por menos de 200 millones de euros. Desde el conjunto blanco se intentó un rebaja, pero el conjunto inglés se enrocó y la situación entró en una vía sin retorno. Zizou no quería otro como en el puesto del francés, quería a Pogba. Con la plantilla cerrada, Zidane tendrá que recomponer un equipo que parece perdido sin la pieza que entendía clave para recuperar el barco a la deriva.

En la casa blanca, conocedores de la imposibilidad de fichar a Paul Pogba y la dificultad de negociar grandes traspasos en el último día, centró sus esfuerzos en confirmar el adiós de Keylor Navas. El costarricense hizo saber al club tras la primera jornada que quería marcharse y el PSG apareció para no sólo mantenerle el sueldo sino aumentárselo a seis millones por temporada, sino para ceder a Alphonse Areola y así de paso evitar la búsqueda de un portero de garantías que ejerza la labor de escudero de Thibaut Courtois. Así pocos movimientos hubo en los despachos del Santiago Bernabéu.

Rafinha, renovación y cesión al Celta

El Barcelona, consciente de que la posibilidad de fichar a Neymar había sido un bonito romance de verano, tampoco cerró la salida de Ivan Rakitic a la Juventus, que hubiera supuesto la llegada de Emre Can al Camp Nou y aceleró la salida de Rafinha Alcántara a pesar de haber jugado dos partidos de Liga como titular. El brasileño renovó con el Barcelona y salió cedido al Celta de Vigo donde el conjunto azulgrana pagará la mitad de la ficha.

El centrocampista estuvo a un paso de salir al Valencia, pero la negativa de Peter Lim a pagar un traspaso echó por tierra el interés de Marcelino en contar el futbolista. El Valencia sí anunció el fichaje del joven lateral derecho portugués Thierry Correia procedente del Sporting de Portugal para las próximas cinco temporadas.

El técnico valencianista, eso sí, podrá respirar tranquilo tras saber que podrá contar con Rodrigo Moreno, cuya cacareada salida al Atlético no terminó de materializarse al no cuadrar el efecto dominó que hubiera empezado con la salida de Ángel Correa al Milan. Los rojiblancos apenas sacaron cedido a Víctor Mollejo al Deportivo

Correa seguirá vistiendo la camiseta rojiblanca, algo que no hará Nikola Kalinic, que se marchó cedido con opción de compra a la Roma, donde también recala Henrikh Mkhitaryan. El líder de Primera cerró su plantilla sin ninguna incorporación de última hora, a pesar del interés que mostró en conseguir la cesión de Mauro Icardi, que finalmente terminó en el PSG para formar una delantera temible junto a Neymar, Mbappé y Cavani.

El que sí logró un delantero en las últimas horas fue el Sevilla. El conjunto de Julen Lopetegui cerró el fichaje del mexicano 'Chicharito' Hernández, que se convirtió en el duodécimo refuerzo del cuadro sevillista en la reconstrucción que se empeñó en hacer Monchi, que incorporó al meta Bono por Sergio Rico.

El canterano y Kjaer dejaron el club cedidos a PSG y Atalanta. También a préstamo han llegado dos futbolistas del Chelsea a la Liga: Baba Raham al Mallorca, que también se hizo con Fabrizio (Fulham) y Kenedy al Getafe, que también consiguió cedido a Jason Remeseir. Otro equipo madrileño como el Leganés se hizo con la cesión de Kevin Rodrigues, procedente de la Real Sociedad.

Fuera de nuestras fronteras, un español, Fernando Llorente, cerró su incorporación al Nápoles de Carlo Ancelotti por dos temporadas para regresar al Calcio, donde jugó con la Juventus. También en Italia, un intercambio entre Ante Rebic y André Silva como protagonistas, terminará con el croata con la camiseta del Milan y con el portugués -que había sonado para acabar en el Valencia- se marchó al Eintracht alemán.

La Juventus, que buscaba un central, certificó el traspaso de Jerome Boateng, procedente del Bayern de Múnich. Y el que más expectación generó a su llegada fue Radamel Falcao, que dejó el Mónaco por el Galatasaray.