Sergio Ramos se va de la lengua y lo puede pagar caro

Sergio Ramos vio la tarjeta amarilla en el minuto 88 por una falta sobre Kasper Dolberg./Reuters
Sergio Ramos vio la tarjeta amarilla en el minuto 88 por una falta sobre Kasper Dolberg. / Reuters

Reconoce que forzó una tarjeta ante el Ajax y después lo niega. La UEFA le puede imponer dos encuentros de sanción

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

Las cámaras y los micrófonos volvieron a jugarle una mala pasada ayer a Sergio Ramos. Tanto es así que se arriesga a estar dos partidos sin poder jugar en la Champions. Con el encuentro a favor gracias a un 1-2 en el marcador ante el Ajax en Amsterdam, Ramos forzó una tarjeta cuando el encuentro marchaba por el minuto 88. El colegiado le enseñó la amarilla y verá la vuelta desde la grada del Bernabéu por acumulación de amonestaciones. Todo controlado... hasta que las cámaras captaron el momento en el que el defensa preguntaba al banquillo si se arriesgaba. Y hasta que el propio futbolista le tocó hacer declaraciones en la zona mixta.

Ante la prensa, Ramos admitió que había cometido una falta sobre Dolberg con la intención de ser sancionado con una tarjeta amarilla. Buscaba perderse el encuentro de vuelta en el Bernabéu con 1-2 a favor y llegar con el contador a cero a cuartos. «Viendo el resultado, mentiría si dijera que no la he forzado, es algo que tenía presente y no es por subestimar al rival ni pensar que la eliminatoria se ha pasado, en el fútbol te toca tomar decisiones complicada y lo he decidido así», reconoció.

La crónica del partido

Si el árbitro recoge en el acta esta inoportuna confesión, el jugador sevillano podría ser finalmente sancionado con dos partidos sin saltar al terreno de juego. Si se pasan por alto estas declaraciones, el capitán se saldría con la suya y únicamente se perdería los 90 minutos en el Bernabéu.

Poco después, y ya consciente de su desliz, Ramos se retractó en las redes sociales. Negó haber forzado la amarilla. «Quiero dejar claro que me duele más que a nadie, que no he forzado la tarjeta, como tampoco lo hice contra la Roma en mi anterior partido de Champions, y que apoyaré desde la grada como un hincha más con la ilusión de poder estar en cuartos», indicó el deportista en su perfil de Twitter.