Un jugador menor de edad agrede a un árbitro en un partido de fútbol sala juvenil

Un jugador menor de edad agrede a un árbitro en un partido de fútbol sala juvenil

El futbolista del Barakaldoko KTBL, que ha sido expulsado del club, le dio una patada por la espalda y le propinó dos puñetazos

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Un jugador menor de edad del equipo Barakaldoko KTBL agredió el domingo a un árbitro en un encuentro de fútbol sala de categoría juvenil entre el cuadro local y el Mendibeltz. Los vergonzantes hechos se produjeron en el polideportivo de Lasesarre, después de que el colegiado echara al portero del conjunto fabril, y han provocado la expulsión del joven de la entidad. Cuando le mostró la segunda amarilla, éste reaccionó de forma violenta y le pegó una patada por la espalda a la altura del omoplato y dos puñetazos. En ese momento, Julen Herrero Fernández –así se llama la víctima– se apartó del guardameta, que fue llevado hacia los vestuarios.

Sin embargo, de repente, el agresor regresó a la cancha, y cargó contra el árbitro y le amenazó. Entonces, el 'juez' decidió irse al vestuario para que el asunto no pasara a mayores, dio por terminado el encuentro –quedaba algo más de un minuto– y acudió a Urgencias del Hospital de Cruces para obtener un parte de lesiones. Después, acudió a la Ertzaintza a presentar una denuncia.

«Yo me encuentro bien. Y esto no me quita el ánimo ni mucho menos. De hecho, el domingo tengo partido en San Sebastián», explica Herrero en una conversación con EL CORREO. Durante el partido, el árbitro ya había expulsado a tres futbolistas. «Y no había habido ningún problema. Todo normal», relata este colegiado de categoría nacional. No obstante, a la cuarta, el portero, que durante el duelo ya había mostrado una actitud desagradable con sus compañeros de equipo, reaccionó de forma sorprendente. «La primera amarilla se la saqué por pedirme explicaciones de forma altiva. Se fue hasta la portería contraria», recuerda.

«Una sanción ejemplar»

«Y la segunda porque pité un doble penalti y me dijo que a ver si me leía el reglamento». Tras la expulsión, Herrero acudió a la mesa a indicarle qué jugador había visto la amonestación... Y notó una fuerte patada en la espalda, «a la altura del omóplato» y luego «dos puñetazos». Por su parte, el Barakaldoko KTBL reaccionó casi de manera inmediata, mostró su repulsa a esta acción en las redes sociales y solicitó una «sanción ejemplar» por parte del Comité de la Federación vizcaína.

«Me gustaría comenzar por comunicar unos hechos deleznables que han ocurrido en el partido de nuestro equipo juvenil de primera; una agresión tanto física como verbal al árbitro del encuentro por parte de un jugador de dicha plantilla. Desde el club queremos comunicar que estamos en total desacuerdo con cualquier tipo de violencia, tanto física como psicológica en cualquiera de sus variantes. Es por ello que, sintiendo que este tipo de acciones no nos representan como club, ni representan el espíritu y valores que conforman el deporte, ya se han tomado las medidas oportunas contra el jugador que esta tarde ha sido el triste protagonista de dicha acción. La entidad quisiera notificar que el jugador queda automáticamente expulsado del club y a su vez espera que el comité concluya con una sanción ejemplar. Pedimos, desde el BARAKALDOKO KTBL nuestras más sinceras disculpas y una pronta recuperación de las lesiones sufridas al árbitro del encuentro».

 

Fotos

Vídeos