Iker Casillas: «Ha sido un susto grande pero estoy con las fuerzas intactas»

Iker Casillas ha dado las gracias en las redes sociales por el apoyo recibido. / Instagram

El exportero del Real Madrid, que ha sufrido un infarto durante un entrenamiento con el Oporto, ha sido intervenido de un cateterismo y está fuera de peligro

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Se sintió indispuesto este miércoles en el entrenamiento, pero nadie podía esperar que se tratara de un infarto. La noticia dejó estupefacto al mundo del deporte. Iker Casillas, 37 años, guardameta del Oporto y ex del Madrid y de la selección española, fue sometido con urgencia a un cateterismo. Afortunadamente, su vida no corre peligro, aunque la cuestión es si el futbolista podrá regresar a los terrenos de juego. Porque ese escenario es el que ha quedado seriamente en el aire, a pesar de que el campeón del mundo con La Roja en 2010 estaba decidido a seguir en activo a los 40 años, como otros guardametas de leyenda (los italianos Zoff y Buffon, y antes los británicos Banks y Shilton).

Pero primero era necesario despejar dudas sobre lo importante, la salud, y el Oporto difundió un comunicado en el que subrayó que Casillas se encontraba bien. «Sufrió un infarto agudo de miocardio durante el entrenamiento de la mañana de este miércoles, realizado en el Centro de Entrenamiento y Formación Deportiva PortoGaia, en el Olival. La sesión de trabajo fue rápidamente interrumpida para ser prestada asistencia al portero, que se encuentra actualmente en el Hospital CUF. Está bien, estable y con el problema de corazón resuelto». Posteriormente fue el propio Casillas quien colgó una foto en las redes sociales desde el hospital, y declaró que «todo controlado por aquí, un susto grande pero con las fuerzas intactas. Muchísimas gracias a todos por el cariño».

A falta de concreciones, algunos cardiólogos avanzaron, de forma muy genérica, que Casillas tendría que estar como mínimo tres meses en observación y otro año en tratamiento. En tales circunstancias, la oleada de mensajes de ánimo no se hizo esperar. Pero fue el Real Madrid, el club de donde Casillas se marchó con polémica tras la temporada 2014/2015, a raíz de un enfrentamiento con Jose Mourinho, el que difundió un mensaje particularmente cariñoso a «su querido capitán». No podía ser de otra forma, puesto que Casillas llevó el brazalete merengue cinco temporadas, hasta su marcha al Oporto en 2015, siendo el segundo jugador con más partidos en la historia madridista (725), detrás de Raúl (741). «Iker Casillas nos ha enseñado durante toda su carrera profesional a superar los más increíbles retos para engrandecer la gloria de nuestro club. Nos ha enseñado a que rendirse no cabe en nuestra filosofía de vida».

Casillas con su mujer, la periodista Sara Carbonero, en el hospital.
Casillas con su mujer, la periodista Sara Carbonero, en el hospital. / Instagram

El viejo San Mamés

Tampoco faltó el respaldo del Athletic, ya que el portero tiene en su corazón al viejo San Mamés, donde arrancó su trayectoria en la élite en septiembre de 1999, con 18 años. Ibaigane no lo ha olvidado y este miércoles escribió en Twitter: «¡Ánimo @IkerCasillas ! Desde la familia zurigorri te mandamos todo nuestro apoyo y una pronta recuperación».

Por desgracia, el corazón le ha jugado una pasada al guardameta del Oporto cuando firmaba una excelente temporada, en la que ha llegado a cuartos de la Champions, siendo apeado por el Liverpool. Además había renovado con el club luso por una campaña más, con derecho a otra opcional. «Estoy seguro de que no será su último contrato», aseguró el presidente del Oporto, Pinto Da Costa.

Más información

La mala suerte, pues, trunca la estela de un guardameta que ha conseguido disputar veinte veces seguidas la Liga de Campeones, superando a Ryan Giggs (19), del Manchester United. La participación de Casillas en ese máximo torneo continental comenzó en 1999, ante el Olympiacos, el mes de su debut en Bilbao. Desde entonces han transcurrido dos décadas de gran fútbol firmadas por un gran portero.

La clave será «un tratamiento rápido y efectivo»

José Luis Zamorano, vicepresidente de la Sociedad Europea de Cardiología y Jefe de Servicio de Cardiología en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, explicó ayer que la recuperación de un paciente que como Iker Casillas ha sufrido un infarto tiene como factor clave «un tratamiento rápido y efectivo». Según el especialista, «el corazón tiene tres arterias coronarias que abrazan el corazón como una pinza de hielo; el infarto se produce cuando una de esas arterias se ocluye completamente y deja de llegar el oxígeno a una parte del corazón; deja de llegar el nutriente y existe una necrosis, la muerte celular de una parte del corazón. Es fundamental inmediatamente tratar de abrir la arteria para restaurar la llegada de oxígeno al corazón y que el daño sea el menor posible».

Un colega de Zamorano, el doctor Antonio López Farré, profesor de la facultad de Medicina en la Universidad Complutense, indicó que, tras el cateterismo de Iker Casillas -prueba diagnóstica que se hace en el corazón para determinar si hay obstrucción en una arteria coronaria-, es necesario aclarar una serie de variables antes de hacer predicciones sobre el futuro profesional del guardameta. «Hay que conocer el tipo de infarto, cómo ha sido y qué parte del corazón ha afectado. En función de esos parámetros, tendrá unas consecuencias mayores o menores y su relevancia será mayor o menor».

Información relacionada