Final

El centenario che ya tiene su Copa

El capitán del Valencia, Dani Parejo, levanta la Copa del Rey ante la mirada de su majestad Felipe VI./Afp
El capitán del Valencia, Dani Parejo, levanta la Copa del Rey ante la mirada de su majestad Felipe VI. / Afp

Los goles de Gameiro y Rodrigo derribaron la hegemonía del Barcelona en el torneo del KO

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSSevilla

El fútbol es un estado de ánimo. Una vez más, esta máxima del deporte del once contra once quedó patente, en esta ocasión, en una final de la Copa del Rey a la que el Valencia llegó lanzado y que el Barça afrontó deprimido, con el recuerdo indeleble de lo que pudo ser y una vez más no fue en esa Champions maldita, que en los últimos años le gira la cara temporada tras temporada.

En la cálida noche sevillana, con el más antiguo de los trofeos del fútbol español en juego, Barça y Valencia tomaron contacto con el verde del Benito Villamarín fieles a sus estilos, monopolizando el control del balón y esperando en su campo. El equipo azulgrana tocaba y tocaba al borde del área valencianista, pero los de Marcelino, también apegados a su catecismo futbolístico, aguardaban hasta aprovechar el mínimo error del rival, que apareció para posibilitar un mano a mano de Rodrigo resuelto en un remate del delantero, que tras driblar a Cillessen, se topó con la intervención salvadora de Piqué bajo palos.

1 Barcelona

Cillessen, Semedo (Malcom, min 45), Piqué, Lenglet, Alba, Busquets, Rakitic (Aleñá, min. 77), Sergi Roberto, Arthur (Arturo Vidal, min. 45), Messi y Coutinho.

2 Valencia

Jaume, Wass, Garay, Paulista, Gayà, Coquelin, Parejo (Kondogbia, min. 65), Soler, Guedes, Rodrigo (Diakhaby, min. 88) y Gameiro (Piccini, min. 71).

Goles
0-1: min. 21, Gameiro. 0-2: min. 33, Rodrigo. 1-2: Messi, min. 73.
ÁRBITRO
Alberto Undiano Mallenco (Comité navarro). Amonestó a Gayà y Kondogbia por el Valencia y a Busquets por el Barcelona.
INCIDENCIAS
Final de la Copa del Rey disputada en el Benito Villamarín ante 53.698 espectadores.

El susto para los azulgranas no cambió el guión del partido. Dueño de la posesión de balón el equipo catalán, hasta pasado el cuarto de hora de juego no llegó un nuevo aviso de gol, que como no podía ser de otra manera apareció de la mano de Messi, que en su primera y única importante intervención del primer acto remató con pierna diestra para encontrar una maraña de piernas valencianistas que desvió el disparo a saque de esquina.

Fue un aviso fallido del Barça, cuyo dominio no intimidó lo suficiente a un Valencia acostumbrado a esperar agazapado hasta la oportunidad de herir a un rival confiado. Así fue en una arrancada por el carril zurdo de Gayá, cuyo centro se topó con un Jordi Alba pasado de frenada, que dejó a Gameiro en una situación cómoda en la que no perdonó. El francés descerrajó un disparo imposible para Cillessen para delirio del sector blanquinegro del Villamarín, entregado al grito de «sí se puede» ante la bestia azulgrana.

Que los de Marcelino viven en la comodidad absoluta dejando la posesión al rival a la espera de explotar su enorme peligro a la contra lo saben todos. La cuestión es frenarlos. Eso pensó Valverde al visualizar a Soler subiendo por la banda derecha sin oposición alguna y centrando a la perfección para el remate certero de Rodrigo a la red. Segundo gol del Valencia y taquicardia culé, con el Barça abdicando, pendiente en mayor medida de aquello que se fue en Anfield que de aquello que podía llegar en el Villamarín.

El toque anodino del Barça era una bendición para un Valencia envalentonado tras su clasificación para la Champions, consciente de que la ilusión siempre vence a la obligación. Sólo un remate lejano de Messi blocado por Jaume inquietó a un Valencia que llegó al descanso aferrado a la cada vez más probable posibilidad de truncar una hegemonía copera culé extendida a lo largo de más de cuatro años.

Consciente de que el camino hacia el título de Copa estaba más cuesta arriba que nunca, Valverde introdujo en el tiempo de asueto a Malcom por Semedo y a Arturo Vidal por Arthur para buscar la mordiente y la ambición de la que su equipo había adolecido en los primeros 45 minutos. Para ayudar al cambio de dinámica Messi saltó al césped con otro par de botas, apelando a lo ritual ante la adversidad. A tenor de lo ocurrido en los primeros minutos de la segunda parte, tanta variación no dio excesivo resultado, pues fue el portugués Guedes quien primero probó fortuna con un remate desviado, antes de un lanzamiento al borde del área, de los que tanto le gustan a Messi, que el '10' azulgrana estrelló en la barrera. Ni por esas, pensó la afición culé, que no arrojaba la toalla ante tanta imprecisión de un equipo acostumbrado a jugar al fútbol con la perfección de un metrónomo.

Ya sólo le quedaba al Barça apelar por enésima vez a la eterna genialidad de Messi, que apareció para combinar con Malcom y enviar un remate con su zurda de oro al poste. La ocasión resucitó el cada vez más alicaído ánimo en las huestes azulgranas. El Valencia aguantaba con estoicismo el estéril dominio del Barça, pero por si las moscas, Marcelino no se olvidó de reforzar su muralla con la entrada de Kondogbia y Piccini por Parejo y Gameiro. No estaba el preparador asturiano para florituras, una actitud defensiva que pagó con el 1-2 de Messi. Y es que cuando el rosarino está sobre un terreno de juego no hay batalla perdida.

Al amparo del gol del argentino, el Barça se rearmó para meter el miedo en el cuerpo a su rival, abocado a una resistencia numantina que esta vez no fue derrotada por el poder de Roma, sino que tuvo el premio de esa Copa que será para siempre la del centenario del Valencia.

Más información