Liga Portuguesa

Casillas aún no sabe cuanto tiempo estará de baja

El meta, que pasó la noche sin acompañantes por consejo médico, asume que no jugará hasta que pase el verano y que quizá tenga que retirarse pero se siente afortunado y con ganas de volver

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Animado, con ganas de usar el móvil y sintiéndose afortunado por haber sufrido el problema cardíaco rodeado de compañeros y personal médico. Así describen a Iker Casillas las personas que le han visitado en el Hospital CUF Porto desde que fuese ingresado por un infarto agudo de miocardio del que fue operado el miércoles. «Si llega a suceder en otro momento y en otro sitio», reflexiona su entorno más cercano al saber que tuvo la insuficiencia en las instalaciones del club en El Olival y eso le permitió tomar decisiones rápidas sobre su salud.

El meta, que evoluciona favorablemente y sin sufrir complicaciones según informó el hospital, pasó una noche tranquila en un box especial monitorizado y sin acompañantes pese a que tras la operación recibió la visita de algunos compañeros como Oliver Torres, Alberto Bueno o Adrián López. Su mujer Sara Carbonero volvió al hospital a primera hora del jueves después de que hubiese llegado a la carrera el miércoles porque cuando sucedió estaba en España. Le pudo acompañar en las pruebas a las que se sometió para comprobar su evolución 24 horas después del incidente.

La periodista, consciente del interés informativo ya que hay decenas de fotógrafos, cámaras y periodistas en la puerta del hospital privado más grande del norte de Portugal, quiso compartir con sus seguidores que todo va bien en sus redes sociales.

La prensa está en la puerta del Hotel CUF Porto
La prensa está en la puerta del Hotel CUF Porto / EFE

Primero con una fotografía junto a la cama de Iker en la que mientras el futbolista hace el símbolo de la victoria con los dedos en la que le acaricia la cabeza y otra de un primer plano de sus manos entrelazadas. «Como dice una buena amiga la vida tiene esa extraña manera de recordarte que hay que celebrar cada latido», escribía.

Al menos tres meses parado

Esa sensación de hombre afortunado es la que está en la cabeza de Casillas, que por el momento espera un diagnóstico claro sobre su futuro pese a recibior la visita del médico del Oporto, Nelson Puga. «Quedará perfectamente recuperado. Ahora empezará los primeros pasos de su recuperación después de este evento, que tiene evidentemente gravedad clínica» pero advierte que, «con mucha calma y mucho diálogo, se va a decidir si continúa y si quiere continuar. Dependerá de la medicación necesaria, de la evaluación que tendrá que ser hecha no solo en situaciones de reposo sino también de estrés como el ejercicio físico y también de la voluntad que tenga en continuar», dijo en declaraciones a Porto Canal, cadena propiedad del club.

El doctor Nelson Puga, a su llegada al hospital
El doctor Nelson Puga, a su llegada al hospital / EFE

En Portugal varios medios, como 'A Bola' hablan de una baja fija de tres meses antes de que se tome una decisión en verano, mientras que otros especialistas ven casi imposible que el ex capitán del Real Madrid vuelva a jugar al más alto nivel profesional después de que reciba el alta.

Primero tendrá que hacer una vida tranquila, tomar una medicación y luego esperar la evolución de las lesiones. «No se puede jugar al fútbol con un stent coronario y mucho menos un portero. Iker acabará haciendo una vida normal pero no jugará al deporte profesional», explicó Juan Antonio Corbalán, ex jugador de baloncesto internacional y cardiólogo.

Abrumado con el apoyo

El futuro deportivo de Casillas, que tiene contrato hasta 2020 con el Oporto, es una incógnita. A sus 37 años asume que es posible que no pueda volver a jugar, que dependerá de los resultados de las pruebas médicas rigurosas que se le realicen en el futuro. En el mejor de los casos, si la arteria no ha dejado huella en el músculo tendrá que esperar a que se consolide. Después, en el caso de que todo esté perfecto, el club debería valorar si podría reincorporar al trabajo. «Es un luchador, por qué no va a jugar de nuevo...», dijo su agente Carlo Cutropía, en Cope aunque en cualquier caso recordó que «esto es más importante que ganar el Mundial, es la mayor victoria de su vida».

Más información

Casillas, al que le tienen restringido el acceso al móvil pese a sus ganas de consultar las redes sociales, está abrumado por los innumerables mensajes de apoyo -incluída la de José Mourinho- que le han llegado desde todas las partes del mundo ya que hasta el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, le telefoneó este jueves al mediodía en medio de las pruebas médicas a las que se estaba sometiendo. «Estaba de muy buen humor, muy animado. Estaba muy contento de hablar con el presidente y le agradeció mucho la llamada, que muy breve», dijeron las fuentes de la Presidencia lusa.

Su equipo sigue preparando el partido ante el Deportivo das Aves de la Liga NOS, que pelea con el Benfica. Ante la ausencia de Casillas, Sérgio Conceição, técnico de los 'dragones', ha citado al portero senegalésdel segundo equipo Mouhamed Mbaye, portero del segundo equipo.