«Para julio volveré a estar como antes»

Oyarbide, con el maillot del Movistar durante una prueba de esta temporada en Bélgica. /Movistar
Oyarbide, con el maillot del Movistar durante una prueba de esta temporada en Bélgica. / Movistar

Lourdes Oyarbide afronta con «paciencia» las semanas de recuperación tras su caída en la Emakumeen Bira

OLATZ ALONSO

Lourdes Oyarbide no pierde la sonrisa ni lesionada. La caída que sufrió en la primera etapa de la Emakumeen Bira y que le obligó a pasar por quirófano no ha conseguido quitarle la ilusión en su temporada del debut en el Movistar Team. Las fracturas de clavícula y dos costillas van a alejar a la alavesa de las carreteras algo más de un mes, pero mantiene el buen humor y las ganas de volver a subirse a la bici. Un pequeño «parón» competitivo que afronta con «paciencia», pero del que cuenta con recuperarse para final del verano. «No sé cuando voy a volver a competir, pero para mediados de julio o principios de agosto voy a volver a estar como antes», confía «contenta» y «animada» por el buen ritmo de la recuperación.

Lesionarse en plena temporada nunca es plato de buen gusto. Pero si además el contratiempo sucede la víspera de una etapa en la que eres una de las favoritas la desilusión es doble. En este caso, en la Emakumeen Bira, el día anterior a que se disputase la contrarreloj por territorio alavés. La especialidad de Oyarbide, vigente campeona de España, por las carreteras que mejor conoce. El reto «más bonito» de su campaña.

«, más una «crono». Era difícil conseguir un muy buen resultado, pero el recorrido me lo conocía perfectamente, venía con ganas, en buena forma y con la motivación que te da correr en casa», rememora inmersa en la rehabilitación. Una caída en la bajada entre Aztiria y Zerain terminó con sus posibilidades de seguir compitiendo en la Bira, ya que era necesario terminar la primera jornada para poder mantenerse en la carrera.

«. Para lo que podía haber sido, estoy bastante bien. Tuve los reflejos suficientes para echarme a la cuneta y evitar que me pasasen por encima. Me quedé ahí sentada porque notaba que tenía algo roto. No sabía ni dónde estaba la bici, por lo que me han dicho se encontraba 7 u 8 metros por delante», explica.

Cuando los médicos decidieron operarle la clavícula, la alavesa respiró aliviada. «Operar significa acelerar la recuperación, es mejor y menos doloroso, así que cuando me dieron la noticia pensé: «Perfecto». La intervención fue muy bien y después el doctor me dijo que nada de cabestrillo, que fuese moviéndome poco a poco», relata.

Horas de rodillo

Por el momento, Oyarbide está superando las previsiones de los médicos. «Estamos todos sorprendidos con la movilidad que tengo, ya puedo girar el brazo para todos los lados, por lo que estamos todos muy contentos. No podemos acelerar todo porque los huesos tardan en soldar, pero vamos bien, así que estoy animada», recalca, muy satisfecha con la respuesta de su cuerpo.

Oyarbide mantiene sus rutinas de entrenamiento «sumando horas de rodillo, como si fuese invierno», a la espera de recibir el alta médica para volver a practicar en carretera, algo que espera que suceda «a finales de este mes de junio».

Con esas previsiones, la de Egino calcula que puede llegar en buena forma a las carreras que ya tenía fijadas para agosto. Por un lado, el europeo de Glasgow, para el que la selección ya le ha comentado que contaría con ella, y, por otro, tres pruebas World Tour con el Movistar, dos en Suecia y el Tour de Noruega. «Tengo tiempo de llegar bien a esas carreras y, si no,» –valora positiva y con ganas de volver a competir– «tenemos calendario hasta octubre».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos