Real Sociedad-Atlético, la final de la Copa de la Reina

Las jugadoras de la Real lo festejaron con su afición. /Efe
Las jugadoras de la Real lo festejaron con su afición. / Efe

Las guipuzcoanas son uno de los equipos más en forma del campeonato liguero y se impusieron por 3-1

DV

La Real Sociedad se clasificó por primera vez en su historia para la final de la Copa de la Reina, que jugará ante el Atlético, tras hacerse fuerte en Anoeta, con más de 18.000 aficionados en sus gradas, frente a un Sevilla que tuvo pocas opciones de sorprender a las blanquiazules (3-1).

Imperó la lógica porque la Real es uno de los equipos más en forma del campeonato liguero –sexta en la clasificación– y el Sevilla el colista. El partido no tuvo tregua desde el pitido inicial y las locales se adelantaron en el primer minuto, fruto de una gran jugada individual de Cardona, un tormento para el Sevilla, que asistió a Palacios y ésta batió por bajo a Noelia.

Le duró muy poco la alegría a la animosa afición que se dio cita en Anoeta porque en la siguiente jugada, y con ambos equipos muy nerviosos, llegó el empate sevillista marcado en propia meta por la central realista Maddi Torre.

El juego y la tensión de las jugadoras disminuyó a medida que transcurrió el choque, el premio de entrar en la final hizo que nadaran a la vez que guardaban la ropa y las áreas se convirtieron en un coto casi cerrado para las delanteras donostiarras y sevillanas salvo en contadas acciones.

Se confió el Sevilla y llegó el segundo gol de la Real en el minuto 25, tras un saque de falta que continuó de espuela Nahikari para que Bautista, con ayuda de la zaguera Marta, hiciera llegar el balón a la red.

El Sevilla lo intentó en el segundo tiempo, su entrenador Critian Toro movió el banquillo para dar entrada a Haas y Payne tras el descanso, pero no tuvo opciones porque en el inicio de este período las donostiarras hicieron el tercer gol.

Las locales pudieron jugar el resto del encuentro a favor de corriente y, a pesar de alguna buena ocasión para el Sevilla bien desbaratada por Mariasun, el resultado no peligró en ningún momento para el equipo vasco y Anoeta vivió una segunda parte muy tranquila.