¿Sabes qué debes comer para la San Silvestre?

¿Sabes qué debes comer para la San Silvestre?

Es recomendable ingerir alimentos ricos en hidratos de carbono y siempre tres o cuatro horas antes de la carrera. También es fundamental hidratarte correctamente

AMAIA MARTIODA

Una buena forma de cerrar el año es participar en alguna de las numerosas San Silvestre que se organizan en Euskadi. Al tratarse de una carrera corta, seas una atleta entrenada o no, te recomiendo hacer una pequeña carga de glucógeno, tanto la comida del día anterior como la del 31 de diciembre. Para ello cocinaremos platos ricos en hidratos de carbono: arroz, patata, pasta, legumbre, quínoa, verduras, frutas, cereales… Además, la ultima comida previa a la carrera te recomiendo que la realices al menos 3-4 horas antes a la carrera (no más tarde de las 15:00), ya que si dejamos que la comida de este día sea mucho más tarde, podríamos no tener tiempo suficiente para digerir los alimentos.

Además de hacer la comida con tiempo suficiente, te sugiero que no sea demasiado copiosas, ricas en grasas o en carnes rojas. Todo ello puede dificultar el vaciado gástrico y hacernos pasar un mal rato en el momento que nos pongamos en acción. Los turrones y bombones que pueden estar en más de una cocina, aunque puedan ser fuente de azúcar, por el contenido en grasa que tienen no son alimentos adecuados para comer antes de una prueba (resérvate el dulce para la cena).

Tres propuestas de menú

1º plato: ensalada de tomate, remolacha, maíz y bonito 2ºplato: lentejas con verduras
1º plato: ensalada de escarola con granada 2º plato: arroz integral con verduras y pollo
Un único plato: quínoa con brócoli, tomate y cebolla morada con mejillones

Y una vez que te encuentres calentando cerca de la salida, unos 30-40 minutos antes del pistoletazo, podemos ingerir un plátano o 30 gramos de membrillo para aumentar la glucemia. Esto te ayudará a llevar más al límite tu capacidad de sufrimiento.

Además de la alimentación, es muy importante también llegar correctamente hidratados. Por eso mismo trata de evitar el alcohol los días previos a la carrera. Las cervezas, el vino, cava… por mucho que resulten bebidas refrescantes, no es que no hidraten, es que además perjudicarán la recuperación muscular. Por lo que en la jornada antes de la prueba, trata de reducir al máximo las bebidas alcohólicas y apuesta por el agua, infusiones, café, zumo de fruta, caldo de verduras o de carnes… y trata de fijarte en el color de la orina antes de ponerte el dorsal. Este te confirmará si llegas en un estado óptimo de hidratación: si la tonalidad es similar al zumo de piña, nos indica un estado de deshidratación; si es como el zumo de limón o más claro, indica que todo va bien.

Con estas dos premisas, solo queda disfrutar de la carrera. Para este tipo de esfuerzos de menos de una hora, no necesitarás hacer previsión de geles ni barritas y de hidratación durante la prueba. Pero sí te recomiendo prestar atención al momento de la recuperación. Muchas corredoras no comen nada después de correr y lo dejan hasta el momento de la cena familiar. Nada más perjudicial. Esa situación puede llevarte a llegar con más hambre, ansiedad y exponerte a comer los alimentos con más carga de hidratos de carbono de la mesa, un desastre si se trata de disfrutar con control de la mesa.

Recuperarte con un alimento rico en hidratos de carbono y líquido. Además de ayudarte en no sentirte tan cansada en las horas siguientes, te ayudará a llegar en mejor situación a la noche. Un zumo de fruta, un yogur o una cuajada pueden ser suficientes. Una vez terminado, no queda otra que juntarse con los amigos, familiares y darle comienzo al nuevo año. Disfrutar de la cena de Nochevieja comenzar un nuevo año lleno de propósitos y de salud.