Consultorio deportivo

¿Entrenar el cuerpo? vs ¿Entrenar a la persona?

¿Entrenar el cuerpo? vs ¿Entrenar a la persona?

Iciar García Peña
ICIAR GARCÍA PEÑA

Desde que me levanto veo números, tiempo que me falta, tiempo que dispongo, frecuencia de mis latidos, tiempo para entrenar, ritmos para mejorar en el entrenamiento del mediodía, día de la próxima competición, horas de reuniones, tiempo para disfrutar en familia, con amigos...

A los deportistas, sobre todo, nos encantan los números. Sin embargo, nuestro rendimiento deportivo, nuestros resultados son más que números, más que entrenamiento físico. Todo no depende de nuestro cuerpo, de los ritmos que conseguimos en los entrenamientos, de los ritmos a los que nos adaptamos.

El cuerpo es la base pero nuestra MENTE tiene un papel determinante. Dentro de un deportista hay un ser humano que siente, que tiene preocupaciones, que trabaja en diferentes proyectos, que tiene familia, que estudia para llegar a un objetivo... La práctica deportiva está centrada en la acción, en buscar claves, métodos, estrategias para obtener unos resultados.

Y muchas veces, nos olvidamos de quién practica deporte, qué tipo de sensaciones está experimentando el deportista, a qué le está dando vueltas. ¿Alguna vez os habéis planteado cómo nos influye nuestra mente y el estado de ánimo en el que nos encontramos?. Lo que pensamos nos conecta con emociones que generan respuestas en el cuerpo y que afectan a nuestro rendimiento deportivo y como consecuencia, a los resultados que obtenemos. No solemos ser conscientes de cómo nos influyen  en el rendimiento, la opinión que tengo de mí mismo ante un reto, cómo evalúo mis resultados, si me siento presionado ante el próximo partido...

Darme cuenta de todo esto, es CLAVE porque AFECTA a la confianza que tengo en mi misma, en cómo me esfuerzo, cómo tomo decisiones, cómo entreno y los resultados que obtengo. Muchas veces no podemos cambiar lo que nos sucede, pero sí podemos cambiar nuestra actitud, nuestra manera de responder a lo que nos pasa.

Esta es mi manera de entender al deportista, su entrenamiento: la posibilidad de mejorar, de conseguir el resultado que desee, a partir de un entrenamiento consciente de la mente y las emociones.

Por este motivo, para un deportista es clave ser consciente, comprender cómo funciona, qué le pasa, qué siente, qué lo provoca, qué tipo de relaciones establece con los demás, qué situaciones le limitan o le posibilitan.

Conocerse le permite poder cuestionar cómo entrena, qué tipo de retos busca…, y de esta manera, poder abrirse a un horizonte nuevo de posibilidades para conseguir el objetivo que desee: mejorar sus marcas, disfrutar, socializarse, envejecer practicando deporte…

Una clave para empezar podría ser: «Darnos cuenta de qué cosas nos decimos y qué sensaciones tenemos en nuestro cuerpo cuando vamos a entrenar, cuando hablamos con otros deportistas en el vestuario, cuando nuestro entrenador nos comenta cómo vamos, cuando no podemos entrenar por causas ajenas a nosotros, cómo evaluamos nuestros resultados obtenidos en el pasado...»

Podemos escribirlo a lado de nuestra hoja de entrenamiento para poder empezar a tomar conciencia. Todo empieza por eso!!!! Solo podemos gestionar aquello de lo que somos conscientes.