Oyarbide: «Al Europeo no voy de líder, pero me darán libertad»

Lourdes Oyarbide cruza satisfecha la meta en la Clásica de San Sebastián./JAVIER ETXEZARRETA
Lourdes Oyarbide cruza satisfecha la meta en la Clásica de San Sebastián. / JAVIER ETXEZARRETA

La ciclista alavesa, sexta en la Clásica de San Sebastián, fue la primera española de la prueba y mira ya a la competición continental, que arranca el miércoles

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Es la mejor temporada de Lourdes Oyarbide, que sigue reivindicándose allá donde compite. Viene de ser la primera española con el sexto puesto en la Clásica de San Sebastián, y su objetivo se centra desde ahora en el campeonato de Europa que se celebrará en Holanda, entre el 7 y 11 de agosto.

Será su tercera participación continental como élite. Con 20.000 kilómetros ya en sus piernas, asegura estar «en muy buena forma y con mucha confianza». Los resultados son el fruto del trabajo de muchos años. Porque si algo caracteriza a la de Egino, es la constancia.

«No sabes qué emocionante ha sido ese pasillo que nos han hecho en la subida a Igeldo y todos los ánimos de la gente. Bueno, me han llamado Ane, Leire y alguno me ha reconocido porque llevaba el maillot de campeona de España», relataba con humor una emocionada Oyarbide tras su primera participación en la Clásica de San Sebastián. De espectadora a protagonista. Ese paso que ha costado 38 años para abrir la puerta a las mujeres.

La ciclista alavesa volvió a ser «inteligente y hábil para meterme en la escapada y aguantar». Y de esa estrategia de carrera, un sexto puesto y el mejor impulso para situarse en Holanda la próxima semana. Porque en la agenda apretada de la campeona de España de ruta, esta cita ya estaba prevista. «Me comunicaron hace meses que contaban conmigo para el Europeo. En años anteriores lo sabía con dos semanas de antelación. Confían en mí y eso me hace ir con muchas ganas», confiesa. Junto con Sheyla Gutiérrez, Alba Teruel, Alicia González, Gloria Rodríguez y Ziortza Isasi completa el equipo élite femenino que acudirá a Alkmaar.

Bajar del puesto 25

El jueves será el debut en la crono. Por delante, un circuito de 22,4 kilómetros. «Hay ciclistas que mueven más vatios y son más rápidas que yo». El sábado llegará la ruta sobre 115 kilómetros con alguna trampa. «Será una carrera muy dura porque, aunque no tenga desnivel, será un circuito técnico con un tramo de pavés, y se hará duro con el viento. Típica clásica holandesa», describe la corredora de Movistar.

En 2017 pudo concluir la prueba en línea, el año pasado decidió abandonar. En la carrera contra el crono, no ha bajado del puesto 25. «Un top 20 sería un buen resultado en la contrarreloj. En la ruta, creo que todo estará más abierto. Nunca se sabe qué situación de carrera se puede dar, si me puedo meter en la escapada buena. No voy como líder, porque tengo compañeras más fuertes, pero me darán libertad», afirma con confianza.

La que ha ido adquiriendo en las carreteras, donde ha pasado de ser una contrarrelojista brillante a sentirse más cómoda en el pelotón nacional y en el internacional donde su nombre ya tiene un peso. Se lo ha ganado a pulso y por piernas. Acumula ya 20.000 kilómetros y cuando cierre la temporada, serán cerca de 30.000 los que se habrá metido entre pecho y espalda en su mejor temporada.

En época de fichajes, la renovación de Lourdes Oyarbide con Movistar está en el aire. Lógico. La corredora alavesa ha recibido otras ofertas, pero tiene claro que quiere continuar donde hace dos años le dieron la oportunidad de ser profesional. «En el equipo estoy a gusto y ellos también. Lo lógico es que siga, pero hay que esperar. Podría barajar alguna oferta, pero quiero devolver al equipo la confianza que ha tenido en mí. Quiero continuar aquí», sentencia sin dobleces y con sinceridad.

Está claro que algo vio Movistar en esta ciclista menuda que, tras dos años de trabajo profesional, ha dado un paso al frente con el título de España en ruta, subcampeonato en contrarreloj, además del tercer puesto en la general de Turingia y la victoria de etapa en la Vuelta a Burgos.

Eso es lo que se ve. Lo que no se ve es su disposición a ser siempre gregaria de lujo, la ciclista total que ayuda, mira, observa y que, además, utiliza la inteligencia como una de sus grandes virtudes para estar siempre en el lugar y el sitio adecuado dentro de carrera.