'MasterChef' lleva sus fogones a San Juan de Gaztelugatxe

Jordi Cruz, Eneko Atxa y Pepe Rodríguez, en San Juan de Gaztelugatxe durante la grabación de 'MasterChef'./RTVE
Jordi Cruz, Eneko Atxa y Pepe Rodríguez, en San Juan de Gaztelugatxe durante la grabación de 'MasterChef'. / RTVE

Los aspirantes sirvieron un menú diseñado por Eneko Atxa

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Ha sido escenario de las batallas de 'Juego de tronos', aunque para peleas, las de los aspirantes de 'Masterchef', que no dejaron pasar la oportunidad de cocinar a mil por hora en un paraje espectacular como el que les brindaba San Juan de Gaztelugatxe. En el enclave bermeotarra se han rodado, además de la serie de la HBO, películas como 'Gernika', de Koldo Serra, de modo que no es raro que el programa más sabroso de TVE recayera en el lugar. El idílico espacio sirvió para rendir un merecido homenaje a las madres que han transmitido, generación tras generación, el valioso legado que es la buena cocina. Sin ellas la gastronomía española nunca hubiera llegado a la élite mundial y los concursantes -y el jurado- aprovecharon para expresar su amor por las suyas. El menú que debían servir los candidatos a chefs estaba diseñado por el maestro vizcaíno Eneko Atxa, que los asesoró explicándoles las claves de sus platos para que pudieran realizar las mejores elaboraciones. Para más inri, el cocinado lo degustaban 25 de los mejores chefs de la provincia que, en semejante ocasión, acudían acompañados por sus madres.

Antes, los aspirantes comenzaron la jornada enfrentándose a una prueba por relevos. Luis Lera, chef experto en carnes de caza, les retó a elaborar una royal de liebre, acompañada de puré de lombarda, castañas y patatas asadas. Y lo hacían con nueva compañera porque la lesión de Josetxo lo ha retirado definitivamente del programa y Samira, una administrativa de Barcelona que se quedó a las puertas de entrar en el primer episodio, será quien lo sustituya. Valentín y Carlos fueron la pareja destacada en el reto y, por lo tanto, se convirtieron en capitanes del juego de exteriores.

«En estos baserris las mujeres convirtieron los hogares en las mejores escuelas de cocina», alabó Jordi Cruz ante la estampa vasca. La vizcaína Aitana estaba encantada de disfrutar de su tierra y sus raíces debieron inspirarla porque fue la escogida por el jurado como la mejor del grupo. Y antes de despedirse de Euskadi, Samantha Vallejo Nájera quiso dejar claros sus gustos: «Soy una enamorada de la cocina vasca».

Ya en plató, el supermercado de 'Masterchef' se transformó en una lonja con pescados de grandes dimensiones. Aitana tenía una misión, decidir qué pescados iban a cocinar cada uno de sus compañeros nominados. Y un 'piropo' le ayudó a escoger. Pepe Rodríguez desveló que hay un concursante que la llama 'mantis religiosa'. Carlos confesó que era él quien le había puesto el mote y, por eso, se llevó una raya a los fogones. El chef Aitor Arregui, otro vasco ilustre, había explicado a la bilbaína que la raya era el producto más dificil de elaborar. Pero la misión de Aitana no quedaba ahí, también tenía que asignar los tiempos de elaboración, y regaló el máximo (una hora) a Natalia, dejando el peor (20 minutos) para Teresa. Carmen y Marcos completaban el quinteto de delantales negros.

Un cocinado erróneo con exceso de salsa de ajo motivó la expulsión de Carmen. «Me he atropellado a mí misma», admitió la dependienta antes de abandonar el estudio. «Es que te has cargado la lubina», argumentaba Pepe, que animó a la expulsada a seguir cocinando. «Lo haré y con especial atención a los postres», dijo la eliminada provocando la sonrisa de Samantha. «Me llevo de aquí muchas cosas buenas», confesó antes de despedirse. Aunque no será un adiós definitivo porque en el siguiente programa… ¡hay 'repesca'!