Así luce la costa vizcaína en 'Presunto culpable', la nueva serie de Atresmedia

Atresmedia presenta en el FesTVal una nueva serie protagonizada por Miguel Ángel Muñoz que gira en torno a un crimen sin resolver

IERA AGOTE

Los paisajes de la costa de Bizkaia volverán a ponerse de moda este otoño con el estreno de la nueva serie de Atresmedia 'Presunto Culpable'. El nuevo thriller pivota sobre un gran misterio que envuelve toda la serie: ¿qué pasó con Anne y quién está detrás de su desaparición? Un crimen en el que todos los personajes parecen sospechosos en algún momento de la trama.

Mundaka, Bermeo, San Juan de Gaztelugatxe, el faro de Matxitxako, las playas de Laga y de Laida, la Ría de Gernika y Urdaibai son algunos de los escenarios en los que se han rodado la mayoría de las escenas y cuyo paisaje y ambiente constituyen «un personaje más de la serie». Desde el equipo técnico han destacado que «rodar en la zona ha hecho posible contar con los paisajes y localizaciones más excepcionales, pero también ha supuesto el reto más complicado. Las mareas y las constantes inclemencias del tiempo en exteriores, que aportan un valor añadido y consiguen crear la ambientación ideal para un thriller, han entrañado a su vez la mayor dificultad para la planificación y rodaje».

'Presunto culpable' cuenta la historia de Jon Aristegui (Miguel Ángel Muñoz), un científico investigador que tras la muerte de su padre regresa a su pueblo natal, que había abandonado seis años atrás, cuando su novia Anne (Alejandra Onieva) desapareció y muchos vecinos le consideraron responsable. Jon vuelve con la intención de esclarecer qué ocurrió, pero tropezará con el recelo y la desconfianza tanto de la familia de su novia como de la suya propia, dos clanes enfrentados desde antes de que Anne y Jon se enamoraran.

Aunque él es el principal sospechoso, según avancen los trece capítulos de la ficción, se comprobará que «todos pueden ser el culpable, si es que lo hay, y es algo que no se sabrá hasta el final», según ha avanzado Miguel Ángel Muñoz. «Es una serie que va a tener en vilo a todos. Hay mucha intriga y los que parecen sospechosos al principio dejan de serlo para dar lugar a otros», ha resumido Alejandra Onieva.

Miguel Angel Muñoz ha subrayado la dureza del rodaje -a caballo entre Madrid y Urdaibai- ya que en Euskadi el tiempo lo ha «complicado muchos días, bueno, casi todos», ha dicho entre risas, para añadir a renglón seguido que el equipo se ha «enamorado de la zona, de su gente y de la gastronomía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos